La spin-off del CSIC desarrolla una mascarilla que facilita la comunicación de personas sordas, con problemas de audición y autismo, entre otros. Ofrece una protección frente a la filtración de aerosoles del 90% y del 98% para bacterias, además de contar con ventana antivaho y su filtro viricida.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y Bioinicia han codesarrollado la primera mascarilla higiénica de nanofibras y filtro viricida con frontal transparente para facilitar la lectura de los labios y la identificación de las emociones.

El viernes 5 de noviembre, la sede de la empresa valenciana PROVEIL BIOINICIA acogió el acto de presentación de esta mascarilla inclusiva, donde participaron el investigador del CSIC en el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA-CSIC), José María Lagarón; Jorge Teno, en representación del equipo de I+D de Bioinicia que ha desarrollado el proyecto; y el activista proderecho de las personas sordas, Marcos Lechet.

Aunque existen otras mascarillas en el mercado con esta pantalla frontal transparente, estas son las primeras en contar con las propiedades del filtro PROVEIL®, el cual dispone de todas las propiedades de la nanofibra e incorpora sus propiedades viricidas, capaces de desactivar cualquier virus y bacteria.

“Hemos querido incorporar todos los beneficios de nuestro filtro a una mascarilla con una ventana transparente para, además de asegurar la protección de quién la lleva, también facilitar la lectura de los labios”, aclara Teno, investigador de Bioinicia quién, en estudios certificados externos e internos ha podido medir que esta mascarilla cuenta “con un 90% de eficiencia de filtración frente a aerosoles y un 98% de eficiencia de filtración bacteriana, además de las propiedades viricidas y antivaho con las que cuenta la mascarilla”. Bioinicia es una empresa de base tecnológica (spin-off) surgida del IATA-CSIC.

La nueva mascarilla PROVEIL M.L INLUSIVA ha sido certificada por el Instituto Tecnológico Textil AITEX y, como se explicó en la presentación, aunque se encuentra en una primera fase donde no se comercializarán en abierto, se sigue trabajando con el colectivo de sordos en su mejora y en su automatización para la producción en masa.

Primera generación

“Nos encontramos en una primera generación, donde la mascarilla se manufactura y se hará llegar a personas e instituciones para su validación. Además, ya hemos dado los pasos para conseguir una segunda versión que automatice su fabricación, y hasta una tercera fase que nos ayudará a hacerla mucho más sostenible ya que será compostable”, explicó Lagaron, científico del IATA-CSIC quien, además, añadió que “en la actualidad nuestra mascarilla protege, pero hay que ser consciente de que esta protección solo se garantiza si la ajustamos bien al rostro y se combina en interiores con ventilación o equipos de limpieza del aire. Es por ello que seguimos trabajando para sacarla en formato EPI, con más tallajes, y así asegurar que todo el mundo pueda leer los labios además de estar protegido”.

Las mascarillas PROVEIL M.L. llevan las siglas del activista Marcos Lechet, quien ha seguido de cerca la evolución del proyecto y ha asesorado a los investigadores del CSIC y PROVEIL sobre las necesidades del colectivo de personas sordas. Desde que comenzó la pandemia del coronavirus, Lechet ha llevado a cabo una lucha titánica por defender el derecho a comunicarse de las personas con problemas de audición. “Las personas sordas hemos sufrido un doble confinamiento. El producido por la pandemia y el que le ha seguido por la incomunicación a la que nos hemos tenido que enfrentar por las mascarillas”, aseguró Lechet en la presentación de la mascarilla.

Un millón de personas con problemas de audición

“Esta mascarilla es un gran avance y me hace muy feliz comprobar que, a pesar de llevarla toda la tarde, he podido leer los labios perfectamente de todos los que hoy me rodean. No se empaña, es cómoda y, sobre todo, me hace sentir seguro gracias a toda la investigación y desarrollo que han invertido Bioinicia y el CSIC para conseguir hacerla segura”, matizó Lechet durante su discurso.

Esa petición es ya una realidad que ayudará a comunicarse al colectivo de personas sordas y con problemas de audición que, solo en España, se estima que supera el millón de personas. Asimismo, estas mascarillas beneficiarán a otras personas con necesidades especiales como el autismo que necesitan ver las expresiones faciales para reconocer algunas emociones.

PROVEIL M.L. INCLUSIVA no se comercializará en abierto en esta primera fase, pero se le facilitará a las asociaciones que notifiquen la necesidad de una mascarilla como esta. En una segunda fase se comercializará a todo el público a través de la página web de PROVEIL.

 

Ciclo CIDE 25 aniversario

José María Lagarón (izquierda) y el activista Marcos Lechet, durante la presentación de la mascarilla inclusiva. Créditos: PROVEIL BIOINICIA.

Material de descarga
Imagen (jpeg)

Share This