¿Cómo se está adaptando el instituto a la situación actual?
Tuvimos una serie de reuniones para ver cómo la situación afectaba a los temas de
gestión del instituto y organizar los sistemas de teletrabajo. En eso tuvimos que adaptarnos. La parte de investigación es diferente porque nosotros, al no tener laboratorios,
podemos continuar sin problemas desde casa, salvando las circunstancias de la situación.
De hecho, diría que nuestro trabajo científico continúa prácticamente al ritmo normal.
Si bien es cierto que hemos tenido que cancelar muchos viajes, hemos cambiado las
reuniones presenciales por reuniones telemáticas. En mi caso, en los últimos días creo
que he utilizado todas las herramientas para videoconferencias que hay en el mercado, y no es lo mismo que una reunión presencial, pero está funcionado bastante bien. Puedo
decir que INGENO continúa trabajando.
¿Cuáles son las mayores dificultades que estáis encontrando?
Nosotros no tenemos laboratorios presenciales, así que no hemos tenido ningún problema. Seguimos pudiendo acceder a las bases de datos con las que trabajamos y no
hemos tenido problemas informáticos ni de acceso de ningún tipo. Dentro de la anormalidad de estos tiempos seguimos funcionando con normalidad.
La mayor dificultad es perder el contacto personal. Ese es un intangible difícil de valorar.
Eso reduce la interacción entre grupos y proyectos porque cada uno se centra más en
su trabajo individual. Pero si esta situación no va más allá de unas semanas no es un
problema mayor.
No hemos tenido ningún problema con investigadores que estuvieran en el extranjero.
Tan sólo hemos tenido que cancelar algunos viajes.
¿Cómo está contribuyendo el Instituto de Gestión de la Innovación y del
Conocimiento a la lucha contra la COVID-19?
Nosotros no tenemos material de laboratorio que entregar a la Generalitat ni tampoco
líneas de investigación que puedan ser relevantes a corto plazo para la situación actual.
Algunos centros de Ciencias Sociales podrían tener alguna capacidad, pero nosotros no
tenemos epidemiólogos ni modelizamos. Lo que sí hemos propuesto al CSIC es un estudio sobre cómo las comunidades y las redes locales se organizan frente al coronavirus.
Nosotros no tenemos capacidad de respuesta inmediata, pero a medio término creo
que la COVID-19 ha generado una situación que genera un campo de investigación y
reflexión para nosotros importante.
Pdf

Share This