Institut de Biomedicina de València (IBV, CSIC).
Investigadores del Instituto de Biomedicina de Valencia (IBV) del Consejo Superior de
Investigaciones Científicas (CSIC), junto con investigadores de la Universidad UTE de
Ecuador, la Universitat de València-ERI Biotecmed, el CIBER de enfermedades raras
CIBERERE-ISCIII y la Universidad de Glasgow han mostrado que el mecanismo
molecular que emplean las bacterias para percibir y responder a cambios en su
entorno no está constitutivamente condicionado por el pH del ambiente, como se
había propuesto. Los resultados del trabajo han sido publicados por la revista Nature
Communications.
Alberto Marina, investigador del CSIC en el IBV, explica que “las bacterias emplean un
sistema totalmente diferente al que utilizamos los humanos para percibir su entorno.
Estos sistemas se denominan de dos componentes al utilizar una proteína que percibe
el entorno y otra que media la respuesta. Hasta ahora se pensaba que el pH, es decir,
la medida de acidez del entorno en el que está la bacteria, jugaba un papel
determinante en la transferencia de la información entre ambos componentes,
pudiendo actuar como un interruptor que apagaba parte del proceso de señalización.
Nosotros hemos revisado este modelo desde un enfoque estructural y funcional, y
hemos mostrado que esta visión es errónea ya que la acidez del pH no determina la
actividad señalizadora de estos sistemas”.
Al ser los sistemas de dos componentes exclusivos de microorganismos y a la vez
esenciales para muchas bacterias patógenas el conocimiento mecánico de éstos
sistemas aportado por los investigadores del IBV podría tener aplicaciones futuras en
el diseño de antibióticos.
Enlace artículo científico: https://rdcu.be/b1lpW
Cristina Mideros-Mora, Laura Miguel-Romero, Alonso Felipe-Ruiz, Patricia Casino y Alberto
Marina. Revisiting the pH-gated conformational switch on the activities of HisKA-family
histidine kinases. Nature Communications. DOI: 10.1038/s41467-020-14540-5
Pdf

Share This