Echis ocellatus, també coneguda com a escurçó Catifa d'Àfrica Occidental.
Investigadores del Instituto de Biomedicina de Valencia (IBV), del Consejo Superior de
Investigaciones Científicas (CSIC), han participado en un trabajo, liderado por la
Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, que emplea quelantes metálicos como
tratamiento preterapéutico frente a los devastadores efectos locales, como necrosis
muscular, de la mordedura de las serpientes hemotóxicas. Los resultados del trabajo
han sido publicados por la revista Science Translational Medicine.
El envenenamiento por mordedura de serpiente es una enfermedad tropical
desatendida que afecta a unos 5 millones de personas cada año, con una tasa de
mortalidad de alrededor de 138.000 y una morbilidad de entre 400.000 y 500.000
casos. Afecta particularmente al África subsahariana y el sur de Asia. Las comunidades
rurales empobrecidas de los países con bajos y medianos ingresos, que ha menudo
dependen de la agricultura, son las que más sufren las mordeduras de serpientes.
Juan José Calvete, investigador del CSIC en el IBV explica que “Estas comunidades,
debido a su situación y actividad, están más expuestas a ambientes habitados por
serpientes venenosas, y su lejanía hace que el acceso a la atención médica sea
problemático. Se estima que el 75 por cien de las muertes por mordedura de serpiente
ocurren fuera del entorno hospitalario. Los retrasos en el tratamiento suelen conducir
a malos resultados y a menudo a discapacidades de por vida. Parte del problema es
también que el único tratamiento apropiado contra la mordedura de serpiente es el
antiveneno específico para esa especie, que a menudo no está disponible localmente o
resulta extremadamente costoso para las víctimas, pese a estar clasificados por la
Organización Mundial de la Salud como medicamentos esenciales”.
Los quelantes metálicos son compuestos químicos que se suelen emplear en medicina
para revertir el efecto tóxico de algunos elementos. Los investigadores han probado
varios quelantes y han podido comprobar, en experimentos llevados a cabo in vitro,
que el dimercaprol (British anti-Lewisite) y su derivado el ácido 2,3-dimercapto-1-
propanosulfónico (DMPS) reducían ampliamente la actividad de las enzimas
hemotóxica, como las metaloproteasas dependientes de Zn2+ del veneno de varias
especies de víboras.
También se han llevado a cabo experimentos con DMPS en los que la administración
del medicamento se retrasó después de la inyección de veneno, y en los que se
observó que la administración oral de este quelante proporcionó protección parcial
contra el envenenamiento.
“Después de comprobar la eficacia de estos quelantes, hemos realizado experimentos
in vivo en los que se demuestra que la terapia oral temprana de DMPS combinada con
una dosis intravenosa tardía de antiveneno convencional proporciona una protección
prolongada contra los efectos letales de envenenamiento”, concluye Juan José Calvete.
Los resultados de este trabajo, en el que también ha participado la Universidad de
Ámsterdam, demuestran que el quelante DMPS es seguro, asequible y puede
neutralizar eficazmente los venenos de víbora, abriendo la vía para que se convierta en
un medicamento de intervención terapéutica prehospitalaria temprana para el
envenenamiento por mordedura de serpiente hemotóxica.
Laura-Oana Albulescu, Melissa S. Hale, Stuart Ainsworth, Jaffer Alsolaiss, Edouard Crittenden,
Juan J. Calvete, Chloe Evans, Mark C. Wilkinson, Robert A. Harrison, Jeroen Kool y Nicholas
R. Casewell. Preclinical validation of a repurposed metal chelator as an early intervention
therapeutic for hemotoxic snakebite. Science Translational Medicine. DOI:
10.1126/scitranslmed.aay8314.
Pdf

Share This