D'esquerra a dreta: Edelín Roque, Maricruz Rochina, José Pío Beltrán, i Luis Cañas, investigadors que han dut a terme el treball a les instal·lacions de
nvestigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que trabajan
en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, centro mixto del CSIC y la
Universitat Politècnica de València, han desarrollado una nueva técnica de ingeniería
metabólica que activa la producción de proantocianidinas, un potente antioxidante
que elimina los radicales libres de las células, en plantas de especies de Nicotiana. Los
resultados del trabajo, que podría servir para producir plantas forrajeras que no
hinchen el estómago de los animales, han sido publicados en la revista PLoS ONE.
Las proantocianidinas son compuestos bioactivos con efectos importantes tanto para
la salud de los humanos como para la agricultura. Su producción en plantas de cultivo
mediante ingeniería metabólica permitiría el diseño de alimentos con propiedades
farmacéuticas.
El profesor de investigación del CSIC José Pío Beltrán explica que “sería muy útil para
los ganaderos introducir proantocianidinas en plantas como la alfalfa, ya que así se
podría combatir una enfermedad conocida como ‘hinchamiento de los pastizales’, que
produce, con frecuencia, un exceso de gases de efecto invernadero en el estómago de
los rumiantes debido a la fermentación de las proteínas que se hallan en el forraje.
Una alfalfa con esta mejora podría aumentar la eficiencia de la conversión de proteína
vegetal en proteína animal y, por tanto, el rendimiento de las explotaciones
ganaderas”.
Luis Cañas, también investigador del CSIC en el Instituto de Biología Molecular y
Celular de Plantas, señala que “la principal novedad de nuestro trabajo es que, en lugar
de emplear las técnicas tradicionales de transferencia de genes, que son laboriosas y
poco eficaces, hemos desarrollado una herramienta multigénica que permite transferir simultáneamente a la planta varias unidades genéticas ensambladas en la misma
cadena de ADN. Hemos utilizado el sistema denominado ‘GoldenBraid 2.0’, y lo hemos
empleado en experimentos con las plantas Nicotiana tabacum y Nicotiana
benthamiana, pudiendo comprobar que activan la producción de antocianinas
provocando un color púrpura en las hojas infiltradas y también la producción efectiva
de proantocianidinas”.
“Nuestra técnica, ha permitido incorporar en un sólo paso cuatro genes, mejorando la
capacidad de integración de los nuevos genes en la planta, sus niveles de expresión y la
heredabilidad de sus propiedades en posteriores generaciones”, concluye Beltrán.
Actualmente, la dieta del ganado debe complementarse con sustancias especiales o
mezclarse con forraje que contenga niveles moderados de proantocianidinas, para
favorecer su digestibilidad, lo que supone un coste elevado. Una alfalfa rica en
proantocianidinas mejoraría la eficacia del sector pecuario y reduciría el porcentaje de
gases de efecto invernadero de producción animal, que constituyen una fuente
importante de emisión en todo el mundo.
Sandra Fresquet-Corrales, Edelín Roque, Alejandro Sarrión-Perdigones, Maricruz Rochina,
María P. López-Gresa, Huertas M. Díaz-Mula, José M. Bellés, Francisco Tomás-Barberán, José
P. Beltrán y Luis A. Cañas. Metabolic engineering to simultaneously activate anthocyanin
and proanthocyanidin biosynthetic pathways in Nicotiana spp. PLOS ONE: PONE-D-17-
26185. doi:10.1371/journal.pone.0184839.

Enllaç pdf

Share This