D'esquerra a dreta: Vicent Domingo, comissionat de la capitalitat mundial de l'alimentació, Joan Ribó, alcalde de l'Ajuntament de València, i José Pío
José Pío Beltrán, coordinador institucional del Consejo Superior de Investigaciones
Científicas en la Comunidad Valenciana, y Joan Ribó, alcalde de Valencia, mantuvieron
el pasado viernes 13 de enero una reunión de trabajo en la que abordaron los
proyectos previstos, algunos ya puestos en marcha, con motivo de la designación de
Valencia como Capital Mundial de la Alimentación 2017. Además, el encuentro contó
con la presencia de Vicent Domingo, comisionado para la capitalidad mundial de la
alimentación.
José Pío Beltrán ha puesto a disposición del Ayuntamiento todos los centros del CSIC
en la Comunidad Valenciana para colaborar con la iniciativa municipal de focalizar la
atención este año en la alimentación. Según ha explicado Beltrán, “uno de los grandes
retos de los investigadores es conseguir la soberanía alimentaria, en términos de
seguridad y sostenibilidad. Con este fin, trabajamos para que los alimentos lleguen a
todo el mundo de una manera sana y sostenible. Y por eso, vamos a colaborar con el
Ayuntamiento para que las acciones de la Capital Mundial de la Alimentación sean un
éxito, y queremos que esta colaboración no sea efímera y vaya más allá de 2017 y
podamos influir porque se produzca un cambio en las tendencias de producción y
comercialización de los alimentos”.
Por su parte, Joan Ribó ha recordado que el equipo de gobierno municipal promovió
esta candidatura en el seno del Pacto de Milán, una plataforma que agrupa a más de
100 urbes de todo el mundo que trabajan conjuntamente para garantizar comida
saludable y accesible para toda la ciudadanía, e impulsar una producción alimentaria
sostenible. Si bien, ha destacado, “el aspecto científico es fundamental a la hora de
avanzar para conseguir el mencionado objetivo”.
A este respeto, Ribó ha reiterado que entre los grandes objetivos que persigue el
Ayuntamiento a partir de la designación de la Organización de las Naciones Unidas
para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se encuentran “el incremento de
producción y comercialización de alimentos ecológicos y de proximidad, la educación
alimentaria, así como la disminución de los niveles de desperdicio de alimentos”.

Enllaç pdf

Share This