Foto de l'acte que ha comptat amb la presència de Ximo Puig, president de la Generalitat; Joan Ribó, alcalde de València; José Pío Beltrán, coordinador i
El alcalde de València, Joan Ribó; el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig;
el director de la Cátedra Tierra Ciudadana, José María García; y el coordinador
institucional del Consejo Superior Investigaciones Científicas (CSIC) en la Comunidad
Valenciana, José Pío Beltrán; entre otras autoridades, participaron el pasado viernes en
el Salón de Cristal del Ayuntamiento de València, en la presentación de la candidatura
«El regadío histórico en l'Horta de València» para ser nombrada por la Organización de
las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) como SIPAM (Sistema
Importante del Patrimonio Agrícola Mundial).
José Pío Beltrán destacó su satisfacción por la iniciativa, en favor de la huerta con la que
el CSIC ha mostrado su apoyo desde hace una década, a través de la participación en
distintas acciones como la edición de los libros La Huerta de Valencia y Veus per l’Horta,
así como la publicación del documental La Huerta a la vuelta de la esquina. Beltrán ha
destacado la importancia que tiene el apoyo a la iniciativa SIPAM por parte de tantas
instituciones académicas, políticas, autonómicas, locales y metropolitanas. Es el camino
adecuado que deberíamos practicar con más frecuencia los valencianos.
Por su parte, Joan Ribó explicó que “la vinculación urbana-rural que supone el cultivo de
regadío clásico de la huerta genera una interacción muy positiva que tenemos que poner
en valor a todos los niveles. Ver en los libros de la FAO los lugares del mundo que ya han
conseguido la consideración de SIPAM es uno de los mejores ejemplos que podemos
encontrar de la gran diversidad de relaciones entre el ser humano y la naturaleza para
construir aquello que a lo largo de los siglos denominamos agricultura como base de la
alimentación humana en los ecosistemas más diversos”.
El edil expuso que “el sistema ancestral de nuestra huerta mantiene valores como por
ejemplo la agricultura familiar, la preservación de la biodiversidad y la gestión de
recursos genéticos propios. Además, se trata de una eficaz solución contra el cambio
climático”.
Ribó calificó de privilegio “poder disfrutar de este entorno y compartir con todas las
personas e instituciones que han conseguido, algunos durante siglos, este modelo
ejemplar de producción alimentaria”. También pidió la colaboración institucional
necesaria para conseguir la obtención este reconocimiento.
Además, Consol Castillo, regidora de Agricultura, Huerta y Pueblos de València, explicó
que “la relación de la ciudad de València con la FAO ha ido estrechándose desde que
València firmó en octubre de 2015 el pacto por las políticas alimentarias urbanas. Desde
entonces se ha trabajado de forma transversal con unas nuevas políticas, tanto
alimentarias como de custodia del territorio, que comportan la preservación de los
regadíos históricos. Desde hace siglos este ecosistema ha ido adaptándose y
respondiendo a las diferentes circunstancias y necesidades”.
Asimismo, Ximo Puig anunció a todos los asistentes al acto el “apoyo directo y entusiasta
a la candidatura por parte de la Generalitat Valenciana”. Mientras que José María
García, director de Cátedra Tierra Ciudadana, expuso que “el SIPAM representa un
reconocimiento a espacios singulares y creemos que la huerta lo es, porque el regadío
histórico contiene reglas centenarias que dotan a la comunidad agrícola de un modelo
de gobernanza que puede ser un ejemplo para el planeta”. Por último, Marta Cimas,
subdirectora general del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, explicó que
“es un proyecto que tiene muchas posibilidades y cumple los criterios para poder tener
esa figura, ya que tiene una particularidad novedosa porque mezcla el ámbito urbano
con el rural”.

Enllaç pdf

Share This