Enrique Tortosa durante su conferencia. /CSIC.
El Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA), centro de investigación
del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha recordado hoy, martes 15
de mayo, a las 11:30 horas, la figura del profesor Eduardo Primo Yúfera, con motivo del
centenario de su nacimiento.
El acto ha contado con la presencia del coordinador institucional del CSIC en la
Comunidad Valenciana, José Pío Beltrán, que ha acudido en representación de la
presidenta del CSIC, Rosa Menéndez, y que ha señalado que “la ciencia y la tecnología
de alimentos tienen un antes y un después de Primo Yúfera”. También ha destacado que
Primo Yúfera comenzó su carrera en la Universitat de València, después pasó al CSIC y
acabó en la Universitat Politècnica de València, además de recordar la cantidad de
homenajes que le están haciendo estos días las instituciones valencianas, entre ellas la
Real Academia de Cultura Valenciana, la Universitat Politècnica de València, el
Ayuntamiento de Valencia y la Universidad Católica San Vicente Mártir. Beltrán también
ha dicho que “Primo Yúfera fue una gran persona y un gran presidente del CSIC” y ha
añadido que “cuando una persona y su obra suscita tantos consensos, por algo será”.
Por su parte, la directora del IATA, Cristina Molina, ha recordado que el IATA cumplió su
50º aniversario hace dos años, y que “Primo Yúfera afrontó los grandes retos de la
investigación agroalimentaria del momento, sentando los objetivos sobre los que
derivaría posteriormente la trayectoria del IATA, e influyendo enormemente en la
configuración del área de investigación agroalimentaria del CSIC, así como en su
internacionalización”.
El acto ha continuado con la conferencia En hombros de gigantes. La flecha del tiempo,
a cargo del profesor Enrique Tortosa Martorell, que fue director del IATA después de
Primo Yúfera y vicepresidente del CSIC entre 1985 y 1989. En su conferencia, Enrique
Tortosa ha destacado el gran impacto sobre la estructura organizativa del CSIC el paso
que tuvo Primo Yúfera por su presidencia.
Tras la conferencia ha intervenido Jaime Primo Millo, catedrático de la Universitat
Politècnica de València e hijo de Eduardo Primo Yúfera, que ha agradecido en nombre
de su familia la organización del acto.
Eduardo Primo Yúfera
Nació en Mazarrón (Murcia) el 1 de abril de 1918, donde su padre estaba destinado
como maestro nacional. Cuando contaba con cinco años, su familia se trasladó a Carlet
(Valencia) y allí cursó la primera enseñanza y el Bachillerato, como alumno libre del
Instituto "Luis Vives" de Valencia.
Comenzó la Licenciatura en Ciencias Químicas en la Universitat de València, estudios
que tuvo que interrumpir, cuando se encontraba en el cuarto curso, por la trágica
muerte de su padre al comenzar la Guerra Civil y tener que hacerse cargo de toda su
familia. Durante la contienda fue movilizado y llevado a trabajar como químico a una
fábrica de material bélico en Cocentaina (Alicante).
Tras la guerra, se licenció y preparó la tesis doctoral, de forma autónoma, y la defendió
en la Universidad de Madrid, apadrinado por el profesor Lora Tamayo.
Se inició en la docencia universitaria en la Facultad de Ciencias. Posteriormente, fue
catedrático de Bioquímica y Química Agrícola de la Escuela Técnica Superior de
Ingenieros Agrónomos de Valencia, de la que fue cofundador e impulsor, así como de la
Universitat Politècnica de València (UPV), donde ejerció su magisterio hasta su
jubilación.
Fue fundador y director, durante muchos años, del IATA, centro de investigación del
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), organismo que presidió entre
1974 y 1977.
Entre los numerosos premios y condecoraciones destacan el Premio nacional de
investigación “Juan de la Cierva”, el Premio nacional de investigación “Torres Quevedo”
y el “Premio Jaume I”, así como las medallas de las órdenes de Alfonso X el Sabio, Mérito
Agrícola, Mérito Docente, Mérito Civil y Mérito del Trabajo.

Enllaç pdf

Share This