Imatge d'una de les col·lisions registrades hui en l'experiment ATLES. Crèdits: ATLES Collaboration/CERN
El Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés) comienza hoy,
miércoles 3 de junio, a proporcionar datos para la física por primera vez en 27 meses.
Tras una parada técnica de dos años y tres meses de su puesta en marcha, el LHC
proporciona ahora colisiones a todos sus experimentos a una energía sin precedentes
de 13 teraelectronvoltios (TeV), casi el doble de la energía de colisión de su primer
ciclo de funcionamiento. Esto marca el inicio del segundo ciclo de funcionamiento del
LHC o Run 2, abriendo el camino a nuevos descubrimientos. El LHC funcionará de
forma continua durante los próximos tres años. El Instituto de Física Corpuscular (IFIC),
centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat
de València, participa en dos de los principales experimentos del LHC, ATLAS y LHCb.
"Con la vuelta del LHC al modo de producción de colisiones celebramos el final de dos
meses de comisionado de los haces", dijo el director de Aceleradores y Tecnología del
Laboratorio Europeo de Física de Partículas Elementales (CERN), Frédérick Bordry. "Es
un gran logro y un momento gratificante para muchas personas que han dedicado gran
parte de su tiempo para que esto suceda".
Hoy a las 10:40 horas, los técnicos que operan el LHC declararon "haces estables", la
señal para que los experimentos del LHC comiencen a tomar datos. Los haces están
formados por cadenas de paquetes de protones que viajan casi a la velocidad de la luz,
alrededor de los 27 kilómetros del anillo del LHC. Las cadenas de paquetes circulan en
direcciones opuestas, guiadas por potentes imanes superconductores. El LHC se llenó
hoy con 6 paquetes, cada uno con 100.000 millones de protones. Este número se incrementará progresivamente hasta los 2.808 paquetes por haz, permitiendo al LHC
producir hasta mil millones de colisiones cada segundo.
Durante el primer ciclo de funcionamiento del LHC, los experimentos ATLAS y CMS
anunciaron el descubrimiento del llamado bosón de Higgs, la última pieza del puzle del
Modelo Estándar, la teoría que describe las partículas elementales que componen la
materia del Universo visible y sus interacciones.
"Los primeros tres años de funcionamiento del LHC, que culminaron con un gran
descubrimiento en julio de 2012, fueron sólo el comienzo de nuestro viaje. ¡Ahora es el
momento de nueva física!", dijo el director General del CERN, Rolf Heuer. "Hemos visto
fluir los primeros datos, vamos a ver lo que nos revelan sobre el funcionamiento del
Universo".
En el Run 2 que comienza hoy, los físicos tienen la intención de profundizar en el
Modelo Estándar, e incluso encontrar evidencias de nuevos fenómenos físicos más allá
de sus límites que podrían explicar misterios como la materia oscura, que compone un
cuarto del Universo, o la aparente predilección de la naturaleza por la materia sobre la
antimateria, sin la cual no existiríamos.
Durante los dos años de parada técnica, los cuatro grandes experimentos ALICE, ATLAS,
CMS y LHCb se sometieron también a un importante programa de mantenimiento y
mejora para prepararse para la nueva frontera de energía.
El Instituto de Física Corpuscular ha participado en el diseño, construcción y puesta a
punto de ATLAS, el mayor detector del LHC, así como en el análisis de sus datos,
tomando parte, de esta manera, en el descubrimiento del bosón de Higgs en 2012. El
centro de investigación valenciano participó en el diseño del detector de trazas de ATLAS
y construyó 280 módulos de sus módulos, que permiten determinar la trayectoria de las
partículas cargadas con precisión de unas pocas micras. Además, el IFIC coordina la red
GRID de computación distribuida para el experimento ATLAS en España.
Por su parte, el IFIC entró a formar parte en 2013 de la colaboración del experimento
LHCb, dedicado a estudiar la asimetría entre materia y antimateria en el Universo. El
grupo del IFIC participante en LHCb cuenta con una amplia trayectoria en otros
experimentos como la colaboración Babar, del laboratorio SLAC del Departamento de
Energía de los Estados Unidos en la Universidad de Stanford (California), dedicado
también al estudio de las asimetrías materia-antimateria en desintegraciones del quark
b.
Contactos:
Carmen García García, investigadora principal grupo Silicon Tracker del IFIC.
carmen.garcia@ific.uv.es // 638 07 10 55
Fernando Martínez Vidal, Grupo LHCb del Instituto de Física Corpuscular.
fernando.martinez@ific.uv.es // 675 23 92 55

Enllaç pdf

Share This