Moment de l'entrega del Premi Rei Jaume I a Hermenegild García Gómez
Hermenegildo García Gómez, investigador del Instituto de Tecnología Química (ITQ),
centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat
Politècnica de València, ha recibido este mediodía el Premio Rey Jaime I de Nuevas
Tecnologías 2016 de manos de Felipe VI, rey de España.
En el acto de entrega, que se ha celebrado en la Lonja de Valencia, también han sido
galardonados Miguel Bastos (Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC) en la
categoría de Protección del Medio Ambiente, Francisco Martínez Mojica (Universidad
de Alicante) en Investigación Básica, Albert Marcet (ICREA) que ha recibido el galardón
de Economía, Elías Campo Güerri (Universitat de Barcelona) el de Investigación Médica
y Alberto Gutiérrez (Aquaservice) que ha sido reconocido en la categoría de
Emprendedor. Todos ellos han recibido, en esta XXVIII edición de los premios, la
pertinente medalla de oro, el diploma y una dotación económica de 100.000 euros.
José Pío Beltrán, coordinador institucional del CSIC en la Comunidad Valenciana, ha
señalado que “una vez más el CSIC está de enhorabuena por la concesión de un Premio
Jaume I, en este caso al profesor Hermenegildo García que trabaja en el Instituto de
Tecnología Química. Como químico valenciano estoy orgulloso de la amplia cosecha de
Premios Jaume I obtenidos por químicos formados en Valencia entre los que se
cuentan también Avelino Corma o Eugenio Coronado, entre otros. A este éxito ha
contribuido, sin duda, la excelente Facultad de Ciencias Químicas de la Universitat de València, lo que me lleva a reflexionar sobre la importancia de contar con centros
educativos e investigadores de alta calidad. Recogemos lo que sembramos”.
Trayectoria de García Gómez
Nacido en Canals en 1957, Hermenegildo García Gómez se graduó en Ciencias
Químicas por la Universitat de València en 1979 (Premio Extraordinario de
Licenciatura) y realizó el doctorado en el Departamento de Química Orgánica de la
Facultad de Farmacia, obteniendo el título en 1983 (Premio Extraordinario de
Doctorado).
En 1983, se incorporó como profesor contratado en el Departamento de Química de la
UPV, donde logró la cátedra de universidad en 1996. Miembro del ITQ desde su
fundación en 1991, García ha publicado más de 600 artículos en revistas científicas.
Además, ha presentado más de 30 patentes, una de las cuales se encuentra en
explotación y otras dos en fase de desarrollo preindustrial.
Doctor honoris causa por la Universidad de Bucarest y premio RSEQ-Janssen Cilgag de
Química Orgánica de la Real Sociedad Española de Química, García dirige un grupo de
carácter multidisciplinar, con más de una quincena de investigadores, que ha logrado
importantes resultados en el empleo de la fotoquímica como herramienta para
solucionar problemas medioambientales y el uso de las zeolitas como
fotocatalizadores heterogéneos en reacciones orgánicas.
El jurado ha valorado el trabajo del investigador en el desarrollo de catalizadores en
fase heterogénea muy eficientes en procesos no sólo a nivel de laboratorio, sino
también en el ámbito industrial. Su labor ha sido fundamental para implementar
nuevas tecnologías claves en ámbitos socialmente relevantes como la química
sostenible, las energías renovables, la descontaminación atmosférica, la captura de
dióxido de carbono y el desarrollo de nuevos sensores con aplicaciones biomédicas,
entre otros.
García, que considera el galardón como "un reconocimiento al trabajo que venimos
desarrollando los investigadores del área de fotoquímica y catálisis del ITQ desde hace
más de 30 años", tiene puesto el punto de mira en el reto de la Unión Europea de cara
a 2030, año para el que se ha propuesto reducir a un 50% las emisiones actuales de
CO2. “Esto significa un cambio en todo, pero la tecnología que se empleará para ello
aún no está clara”, contextualiza el profesor. “Nosotros estamos apostando por
combustibles similares a los que hay ahora, pero producidos por la luz del sol. De
hecho, queremos que ésta se convierta en energía química. Para ello, hace falta un
fotocatalizador, lo que nos permitiría utilizarla para mover coches, autobuses y
cualquier máquina que actualmente utilice derivados del petróleo y de combustibles
fósiles”.
Los químicos españoles, en el top 10 mundial
El investigador valenciano, que desarrolla actualmente su labor en las instalaciones del
ITQ en el Campus de Vera de la UPV, destaca así mismo el buen nivel de la
investigación química en España y su apuesta por las energías renovables y por los
nuevos materiales. “En el área de Química, España compite y tiene un reconocimiento
mundial. No en vano, ocupa el octavo puesto a nivel internacional”.
Su ámbito de actuación actual es el grafeno, un material que ha revolucionado los
avances científicos del ámbito a partir de sus múltiples usos. De ahí que García
considere que “este galardón significa que estábamos en lo correcto al apostar por él”.

Enllaç pdf

Share This