La rectora de la Universitat Jaume I, Eva Alcón, y el presidente de la Generalitat, Ximo
Puig, han inaugurado hoy el primer Centro de Investigación en Robótica y Tecnologías
Subacuáticas (Cirtesu) de la Comunidad Valenciana situado en el campus universitario
de Castelló, segundo del Estado español y uno de los pocos de Europa con sus
características. La obra ha sido cofinanciada por la Generalitat Valenciana, con fondos
FEDER, y la UJI.
El acto ha contado también con la participación de la consellera de Innovación,
Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Carolina Pascual; el presidente del Consejo
Social, Sebastián Pla, el presidente de la Diputación, José Martí; el vicerrector de
Investigación y Transferencia, Jesús Lancis; el director del Laboratorio de Interacción y
Sistemas Robóticos, Pedro J. Sanz, la directora del grupo de investigación de Ingeniería
del Diseño, Rosario Vidal; el coordinador del grupo de investigación de Fluidos
Multifásicos, Sergio Chiva; y la directora del Instituto de Acuicultura Torre de la Sal del
CSIC, Ariadna Sitjà Bobadilla, entre otras autoridades académicas y sociales además de
representantes del tejido empresarial.
Durante el acto de inauguración Eva Alcón ha indicado que con este centro “la UJI da un
paso decisivo para convertirse en un polo científico de alcance europeo en robótica
subacuática y un referente internacional de la ingeniería, la computación y la inteligencia
artificial en ámbitos como el salvamento, la acuicultura, la conservación de la
biodiversidad, la arqueología submarina, la gestión de aguas residuales o el diseño de
soluciones para la industria 4.0”.
La primera autoridad académica ha asegurado que esta “tecnología líder servirá para
potenciar la transferencia de conocimiento y multiplicar las colaboraciones entre grupos
de investigación, empresas, administraciones y otros centros, como el Instituto de
Acuicultura Torre de la Sal del CSIC o el Centro Europeo para la Investigación Nuclear”,
así como “mejorar la proyección internacional de la UJI en el ámbito de la investigación y la transferencia, especialmente en ámbitos ligados a tecnologías emergentes como la
robótica”.
Por su parte, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha indicado que “este nuevo
centro y la investigación que desarrollará servirá para avanzar en el reto de la
sostenibilidad y encontrar soluciones en los problemas medioambientales, como los que
tenemos en el Mediterráneo” y favorecerá un “polo robusto de colaboración innovadora
e interdisciplinaria entre el mundo científico y empresarial”.
Para el presidente autonómico “la Universitat Jaume I siempre ha mirado hacia
adelante, porque fue una universidad que nació innovadora y que hace de la innovación
y de su aterrizaje en la nueva economía un factor fundamental”.
Características de CIRTESU
El nuevo edificio, situado en el extremo suroeste del campus, junto a otras
infraestructuras de investigación del par científico, consta de una nave cubierta de 450
m² de superficie (de 30 metros de largo y 15 de ancho) y su infraestructura más
importante es un tanque de agua semienterrado de doce metros de largo por ocho de
ancho, con una profundidad de cinco metros y una capacidad de medio millón de litros,
es decir, la mitad de una piscina olímpica.
En la construcción de la infraestructura se han aplicado criterios de sostenibilidad como
el aislamiento térmico de la cubierta; una fachada micro perforada para obtener
ventilación e iluminación natural; o el sistema de climatización inverter para optimizarla
y reducir el consumo. En el caso del tanque, se ha construido con hormigón hidrófugo
para reducir los gastos y no utilizar más materiales para impermeabilizar y proteger la
impermeabilización, dejando un acabado más duro para soportar los impactos que
producirá el uso y se ha instalado un sistema de cloración salina.
La creación del Centro de Investigación en Robótica y Tecnologías Subacuáticas ha sido
liderada por el catedrático de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial de la UJI
Pedro J. Sanz, director del IRS Lab. Además, ha contado con el apoyo de los grupos de
investigación de la UJI de Ingeniería de Diseño, dirigido por la catedrática Rosario Vidal,
y de Fluidos Multifásicos, coordinado por el profesor Sergio Chiva, además de
investigadores del Instituto de Acuicultura de Torre de la Sal (IATS-CSIC).
Este centro permitirá utilizar vehículos submarinos para validar nuevas hipótesis
científicas antes de pasar a escenarios reales en la naturaleza, como fondos marinos,
lagos, ríos o embalses. Servirá para investigar técnicas para mejorar la construcción,
gestión, almacenamiento y sostenibilidad de los depósitos de agua. Y se aprovechará
para diseñar la mecánica necesaria para estudiar técnicas de generación y
monitorización de corrientes aplicables a la mejora del almacenamiento y gestión del
agua, especialmente en cuanto a la depuración.
En definitiva, utilizando como catalizador esta infraestructura, se identificarán sinergias
y potenciales beneficios de las diferentes líneas de investigación en marcha, por un lado
el de la mecánica de fluidos aplicada habitualmente a piscifactorías y depuradoras, por
otra desde la óptica de la construcción y diseño eficiente de los tanques de agua potable,
incluyendo su potencial relativo en la eficiencia energética, y finalmente desde la
perspectiva de la robótica, considerando las ventajas que ofrece el disponer de un
contexto controlado donde realizar experimentos muy próximos a los dominios de
aplicaciones reales.
El Cirtesu ha sido cofinanciado por la Generalitat Valenciana, a través del programa de
subvenciones para infraestructuras y equipamiento de Investigación, Desarrollo e
Innovación (I+D+i), por la Unión Europea a través del Programa Operativo del Fondo
Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Comunidad Valenciana 2014-2020 y por
la Universitat Jaume I.
Pdf

Share This