Investigadoras del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA), centro
de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en
colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), han realizado un estudio
sobre la búsqueda en internet y en la plataforma YouTube durante los meses de enero
y abril de 2020, con el objetivo de conocer cuáles han sido las tendencias durante este
tiempo. Asimismo, han evaluado lo que la gente compartía en Twitter respecto a la
COVID-19 y a la comida entre los meses de marzo y abril. Y han realizado una encuesta
a los consumidores para conocer los motivos y cambios en la compra de alimentos
durante el confinamiento estricto.
“Con este estudio se ha podido saber que en el inicio de la crisis sanitaria se buscaba
información acerca de la COVID-19 y cómo la enfermedad podía progresar y
propagarse. Tras la declaración oficial de la pandemia, comenzaron las búsquedas en
relación con alimentos y compras de almacenamiento”, comenta Laura Laguna,
investigadora del IATA. En Twitter, entre marzo y abril, también se muestra una
evolución, desde las preocupaciones por comprar y almacenar alimentos hasta la
sensación de incertidumbre por la crisis que se avecinaba.
Además, durante la fase de confinamiento estricto en España (del 30 de marzo al 14 de
abril) se hicieron encuestas online a 362 consumidores y se pudo saber que los motivos
por lo que se compraban más algunos productos que otros eran la salud, como
verduras y pastas, y la mejora del estado de ánimo, como nueces, queso y chocolates.
Sin embargo, entre los productos que se compraron menos se aprecian el pescado y
marisco porque tienen una vida útil muy corta y también aquellos que se perciben
como poco saludables o contribuyen a un bajo estado de ánimo, como es el caso de los
productos de bollería azucarados o los postres.
“También hemos visto que, a pesar de que la gente confíe en la información de los
científicos como fuente fiable, cuando busca contenidos y vídeos en Internet, no
somos los más populares”, aclara Laguna. Esto es algo que demuestra que se deben
hacer esfuerzos para diseñar canales de comunicación de información más efectivos
con el fin de evitar que la población caiga en el engaño o la desinformación.
Revolución en las comunicaciones
Internet y las redes sociales han revolucionado el mundo de las comunicaciones desde
su aparición a todos los niveles, desde lo personal y social hasta lo profesional, y
actualmente sirven como una herramienta potencial para el análisis de las inquietudes
y opiniones de la sociedad. Desde el inicio de la actual crisis sanitaria a nivel mundial,
en mayor o menor medida, todo el mundo se ha informado sobre la COVID-19 y se ha
visto obligado a cambiar el ritmo de vida; por ello, con este tipo de investigaciones se
pretende comprender la evolución de la información buscada sobre la COVID-19 y
cuáles han sido los cambios en los hábitos de compra para entender mejor cuáles son
las necesidades de la ciudadanía.
L. Laguna, S. Fiszman, P. Puerta, C. Chaya, A. Tárrega. The impact of COVID-19 lockdown
on food priorities. Results from a preliminary study using social media and an online
survey with Spanish consumers. Food Quality and Preference.
https://doi.org/10.1016/j.foodqual.2020.104028.
Ver enlace publicación: https://bit.ly/3h7gSAP
Pdf

Share This