Jerónimo Bravo, nou director de l'Institut de Biomedicina de València (IBV, CSIC).
El investigador científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)
Jerónimo Bravo Sicilia ha sido nombrado director del Instituto de Biomedicina de
Valencia (IBV), centro de investigación del CSIC.
Bravo Sicilia es investigador principal de la unidad de Transducción de Señales en el IBV
y, esta semana, ha tomado el relevo en la dirección del centro de Jordi Pérez Tur,
también investigador científico del IBV.
Trayectoria
Jerónimo Bravo nació en Santa Cruz de Tenerife y se licenció en la Universitat Autònoma
de Barcelona. Inició su carrera científica con un máster en Bioquímica y Biología
Molecular en la misma universidad en la búsqueda de marcadores tumorales en cáncer
de páncreas. Realizó su tesis doctoral en el departamento de Ingeniería Química de la
Universitat Politècnica de Catalunya, bajo la supervisión del Dr. Ignacio Fita en
mecanismos de detoxificación de especies reactivas de oxígeno donde resolvió la
estructura cristalográfica de diversas catalasas.
En 1996 inició su formación postdoctoral en el Laboratory of Molecular Biophysics de la
Universidad de Oxford (Reino Unido), bajo la coordinación de la Dra. Yvonne Jones. Allí
centró su trabajo en la biología estructural de los mecanismos de proliferación celular
mediante citoquinas y receptores transmembrana de la familia gp130. Posteriormente,
se trasladó al Laboratory of Molecular Biology del Medical Research Council en
Cambridge, donde trabajó en el equipo de trabajo del Dr. Roger Williams. En este centro
se involucró en las bases moleculares del reconocimiento de lípidos específicos y
localización a membranas de los dominios PX. También en este período abordó estudios
cristalográficos encaminados al análisis de los aspectos moleculares de varias
anormalidades genéticas detectadas en leucemia gracias a la determinación estructural
de complejos AML1 y CBF-beta, así como su modo de reconocimiento del ADN.
El año 2002 regresó a España para establecer su propio grupo en el Programa de Biología
Estructural y Biocomputación del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO)
en Madrid y centró sus actividades en la biología estructural de las patologías humanas
y en particular del cáncer. En este periodo enfocó su actividad hacia la biología
estructural de cascadas de señalización activadas o inhibidas en la célula durante el
desarrollo tumoral. Y ha estudiado como la ligasa de ubiquitina Cbl controla la regulación
del Receptor del Factor de Crecimiento Epidérmico (EGFR), junto con los adaptadores
CIN85 y CMS.
En 2009 su grupo de trabajó se desplazó al Instituto de Biomedicina de Valencia (IBV,
CSIC) donde ha continuado el estudio de determinados aspectos moleculares de la
señalización y centrado en el control de la expresión génica. En el centro han realizado
contribuciones a los mecanismos de inhibición del factor de transcripción NFκB al
caracterizar determinadas funciones de TRAF3 o el supresor de metástasis BRMS1.
Recientemente, el equipo de Bravo ha encaminado su actividad hacia los aspectos
moleculares de las vías de señalización que inducen proliferación y, específicamente, en
los mecanismos de control de la expresión génica. Se ha prestado una especial atención
a los mecanismos de traducción con la resolución de complejos como Rbg1 / Tma46 y
Erb1 / Ytm1. La información obtenida de las estructuras ha permitido el desarrollo de
herramientas que puedan interferir en la activación de diversas vías de proliferación.
Como resultado se generan nuevas hipótesis que permiten el diseño bifuncional de
péptidos penetrantes en células capaces de detener selectivamente la proliferación en
células tumorales.

Enllaç pdf

Share This