Ángela Nieto Toledano
Ángela Nieto Toledano, profesora de investigación del Consejo Superior de
Investigaciones Científicas (CSIC), que trabaja en el Instituto de Neurociencias (IN),
centro mixto del CSIC y la Universidad Miguel Hernández, ha sido elegida como una de
las 500 mujeres más influyentes del año, según la revista Yo Dona del periódico El
Mundo. El listado se elaboró por primera vez en 2014 con motivo del número 500 de la
citada revista con una gran aceptación, lo que la ha convertido en una cita anual.
Ángela Nieto (Madrid, 1960) estudió Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad
Autónoma de Madrid, donde se doctoró en 1987. En 1989 inició sus trabajos en el
National Institute for Medical Research (Londres), donde identificó genes implicados
en el desarrollo del sistema nervioso. Desde que regresó a España en 1993, dirige el
grupo de Fisiopatología de los Movimientos Celulares en Vertebrados en el Instituto de
Neurociencias.
Ha recibido numerosos reconocimientos y galardones, entre los que destacan el
Premio de la Fundación Carmen y Severo Ochoa (2004), el Premio de la Fundación
Francisco Cobos a la Investigación Biomédica (2005), el Premio Alberto Sols a la Mejor
Labor Investigadora en Ciencias de la Salud (2007) y el Premio Rey Jaime I de
Investigación Básica (2009). Es miembro de la Organización Europea de Biología
Molecular (EMBO), vicepresidenta del Consejo del Laboratorio Europeo de Biología
Molecular (EMBL Council), y miembro de la Academia Europaea, presidenta de la
Sociedad Española de Biología del Desarrollo, miembro del Consejo de Directores de la
Sociedad Internacional de Diferenciación, así como de comités editoriales de
publicaciones internacionales, entro los que destacan EMBO J., EMBO reports, Current
Opinion in Genetics and Development, Mechanism of Development, Gene Expression
Patterns, Trends in Cell Biology e International Journal of Developmental Biology.
Ángela Nieto ha publicado más de 110 trabajos originales en revistas internacionales
que han acumulado cerca de 20.000 citas.
Su principal contribución ha sido la identificación de los genes y mecanismos que
determinan la formación de órganos en el embrión y la demostración de que la
reactivación de esos genes embrionarios en el adulto produce enfermedades como la
progresión del cáncer, fibrosis o defectos en el crecimiento y la mineralización de los
huesos.

Enllaç pdf

Share This