D'esquerra a dreta: Vicente Pallás, director de l'IBMCP; José Pío Beltrán, coordinador institucional del CSIC a la Comunitat Valenciana; Francisco Mora, rector de
El Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP) “Eduardo Primo Yúfera”,
centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat
Politècnica de València, ha celebrado hoy, miércoles 22 de noviembre, su 25.º
aniversario convertido en un referente internacional de la investigación en plantas. Su
principal actividad es la investigación científica para la obtención de plantas con mayorproductividad y calidad, con propiedades de alto valor añadido para los consumidores,
los agricultores y la industria agroalimentaria, así como ejemplares más respetuosos
con el medio ambiente.
El acto conmemorativo ha contado con la presencia del alcalde de Valencia, Joan Ribó;
el rector de la Universitat Politècnica de València, Francisco Mora; el vicerrector de
Investigación, Innovación y Transferencia de la UPV, José E. Capilla; el vicepresidente
de Organización y Relaciones Institucionales del CSIC, José Ramón Urquijo; el director
del IBMCP, Vicente Pallás; el coordinador del Área de Ciencias Agrarias del CSIC, Ángel
Ruiz Mantecón, y el coordinador institucional del CSIC en la Comunidad Valenciana,
José Pío Beltrán, entre otras personalidades.
José Ramón Urquijo, vicepresidente de Organización y Relaciones Institucionales del
CSIC, ha querido subrayar “la importancia de los centros de investigación del CSIC en la
Comunidad Valenciana en el conjunto de centros del CSIC de todo el país. Tres de esos
institutos han sido reconocidos como centros de excelencia Severo Ochoa, lo que da
una idea de su relevancia en las diferentes áreas de investigación”.
Asimismo, Urquijo ha recordado la figura de Eduardo Primo Yúfera y su papel
fundamental en la puesta en marcha del IBMCP. A su juicio, “el proceso de creación del
centro es un ejemplo de colaboración entre el CSIC y otras instituciones, bien sea con
la Universitat Politècnica de València, como ocurrió en el IBMCP, con otras
universidades o con la propia Generalitat Valenciana. Muestra de esta excelente
colaboración son los diferentes centros mixtos existentes”.
Por su parte, Vicente Pallás, director del IBMCP, ha realizado una retrospectiva a la
trayectoria investigadora del centro y ha insistido en la rentabilidad de la inversión en
un centro de esta especialidad. Pallás ha hecho hincapié en el gran número de
proyectos de investigación y actividades de cultura científica desarrolladas en sus
instalaciones.
José Pío Beltrán, coordinador institucional del CSIC en la Comunidad Valenciana ha
señalado que “la creación y puesta en marcha del IBMCP fue un proyecto muy especial
para mí porque por primera vez el CSIC me dio la confianza para poner en marcha un
instituto de investigación, que además era donde iba a desarrollar mi carrera científica
en la época de madurez. Después de 25 años tengo que decir que valió la pena, tanto
por mi propio trabajo como el del núcleo fundador y por el de muchos otros
investigadores que se han ido incorporando y los que vendrán. El IBMCP tiene un gran
futuro. Luego he tenido la suerte de poder contribuir a poner en marcha otros centros
del CSIC, como el Instituto de Neurociencias de Alicante, centro mixto con la
Universidad Miguel Hernández, el Instituto de Biomedicina de Valencia, el Instituto de
Imagen Molecular Médica, centro mixto con la Universitat Politècnica de València, o
recientemente el Instituto de Biología Integrativa de Sistemas, centro mixto con la
Universitat de València. Todas han sido experiencias muy gratas y me han dado la
satisfacción de poder participar en el diseño de la política científica del CSIC en la
Comunidad Valenciana, aunque mi mayor orgullo, en lo personal, fue la creación, el
diseño y la puesta en marcha del IBMCP”.
Investigación y objetivos
La investigación del IBMCP abarca desde la mejora vegetal de especies cultivadas
mediante biotecnología, a los mecanismos de respuesta al estrés de las plantas,
pasando por el desarrollo reproductivo y la acción hormonal, además de estudiar la
biología molecular y la evolución de los virus y viroides de las plantas.
En el IBMCP se trabaja con el objetivo de descubrir los mecanismos que controlan el
desarrollo de las plantas y su defensa frente al estrés ambiental y los patógenos, para
la obtención de plantas con una mayor productividad y una mejor calidad del fruto, o
con propiedades de interés y alto valor añadido. Algunos de sus trabajos recientes más
destacados son el desarrollo de técnicas para aumentar el nivel de antioxidantes en las
plantas, la identificación de los genes que permiten cultivar tomates sin semillas, el
desarrollo de técnicas para mejorar el sabor del tomate o el descubrimiento de nuevos
mecanismos de adaptación de las plantas a la sequía.
Historia del IBMCP
El IBMCP se creó por un acuerdo entre el CSIC y la Universitat Politècnica de València
en 1992 y se inauguró oficialmente en 1995 por el entonces Príncipe de Asturias, S.M.
Don Felipe de Borbón. La investigación del centro nació vinculada al trabajo que
desarrollaba la Unidad de Biología Molecular y Celular de Plantas del Instituto de
Agroquímica y Tecnología de Alimentos del CSIC, germen del IBMCP. Posteriormente
se decidió separar el IBMCP del IATA y trasladar su ubicación al campus de la
Universitat Politècnica de València, compartiendo edificio con el Instituto de
Tecnología Química. Actualmente el centro tiene su sede en la Ciutat Politècnica de la
Innovació.
El IBMCP se ha convertido en un centro de referencia internacional dedicado al estudio
de las bases reguladoras del crecimiento de las plantas y de las respuestas de las
mismas frente a condiciones de estrés biótico y abiótico. El modo de acción hormonal,
los procesos de desarrollo de flores y frutos o la virología, incluyendo el estudio de
viroides, continúan siendo objeto de estudio del IBMCP. Resulta reveladora la vigencia
actual de las líneas de investigación con las que iniciaron su andadura los
investigadores provenientes del CSIC en el IBMCP y también cómo han evolucionado
los abordajes experimentales utilizados incorporando las disciplinas ómicas que
permiten un enfoque holístico de los problemas más allá del análisis molecular.
Estos son algunos de los ejes del IBMCP, un centro que se consolida como referente
internacional en la investigación en plantas y cuyos trabajos contribuyen a alcanzar los
objetivos de la FAO sobre seguridad alimentaria y hacer así frente a uno de los
mayores desafíos a los que tiene que responder la humanidad.

Enllaç pdf

Share This