El Instituto de Física Corpuscular (IFIC), centro mixto del Consejo Superior de
Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat de València, abre por primera vez a
todos los grupos de investigación de las universidades y organismos públicos de
investigación españoles su infraestructura de computación para Inteligencia Artificial,
Artemisa. Hasta el próximo 24 de junio, los grupos de investigación pueden enviar
propuestas para realizar proyectos que requieran potentes herramientas de cálculo
como las que ofrece esta infraestructura singular, financiada por la Unión Europea y la
Generalitat Valenciana dentro del Programa operativo FEDER de la Comunitat
Valenciana 2014-2020 para la adquisición de infraestructuras y equipamiento de I+D+i.
Esta nueva herramienta tiene gran potencial para realizar múltiples estudios sobre el
coronavirus SARS-CoV-2 y la COVID-19.
Artemisa (ARTificial Environment for ML and Innovation in Scientific Advanced
Computing) es el nombre de la instalación dedicada a la Inteligencia Artificial
gestionada por el IFIC. Aprovecha la experiencia y capacidades de su centro de cálculo,
que alberga uno de los nodos dedicados a la red de computación (Grid) de los datos
obtenidos por el experimento ATLAS del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del
CERN, el mayor acelerador de partículas del mundo. A finales de 2018, la Universitat
de València comenzó el proceso de adquisición de las máquinas necesarias para
Artemisa, con una financiación total de un millón de euros procedentes de fondos
europeos FEDER y de la Conselleria d'Educació, Investigació, Cultura i Esport.
Este sistema de cálculo de altas prestaciones cuenta con 23 servidores que alojan
procesadores NVIDIA GPU Volta V100, especialmente adecuados para realizar los
cálculos más avanzados en Inteligencia Artificial, como los desarrollados en Machine
Learning (Aprendizaje de Máquinas, una de las técnicas más utilizadas) y en Big Data
Analytics (conjunto de técnicas para tratar grandes cantidades de información).
Artemisa cuenta también con un sistema de almacenamiento de datos de última
generación.
La Inteligencia Artificial está revolucionando la sociedad y el mundo de la investigación.
En física de partículas se utiliza para agilizar y mejorar las búsquedas de ‘nueva física’
entre la ingente cantidad de datos producida en el LHC y otros grandes experimentos
en física de astropartículas y cosmología. Estas técnicas tienen aplicación también en
Física Médica, donde la Inteligencia Artificial ayuda al diagnóstico de diversas
enfermedades mediante algoritmos que contribuyen a identificar lesiones o tumores.
Esta es una de las aplicaciones que se están desarrollando en la lucha contra la COVID19. En el IFIC hay varios proyectos que utilizan técnicas de Inteligencia Artificial para
contribuir a la detección temprana de los efectos del nuevo coronavirus en radiografías
de pacientes, con el objeto de mejorar el diagnóstico y optimizar los recursos médicos.
Esta nueva infraestructura de computación del IFIC ofrece una potente herramienta a
la comunidad investigadora española para desarrollar estudios sobre la COVID-19.
Los grupos que deseen utilizar Artemisa deben solicitarlo en su sitio web:
https://artemisa.ific.uv.es/
Las solicitudes serán evaluadas por un comité que tendrá en cuenta el interés
científico de las propuestas, el historial del grupo proponente, la adecuación de los
cálculos al uso de los recursos de Artemisa, en particular la utilización de la Inteligencia
Artificial, y las disponibilidades de la infraestructura, además del impacto social de la
investigación. El plazo de solicitud está abierto hasta el próximo 24 de junio de 2020.
Pdf

Share This