El Instituto de Física Corpuscular, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones
Científicas (CSIC) y la Universitat de València, es junto al Centro Nacional de
Aceleradores (CNA) la única institución española participante en la red europea de
formación OMA (Optimización de Aceleradores para Medicina). Esta red, de la que
forman parte más de 30 instituciones científicas, centros médicos y empresas, ha
recibido 4 millones de euros para formar 15 investigadores en I+D para el diseño y
optimización de nuevas instalaciones y métodos de diagnóstico y tratamiento del
cáncer. La formación en el IFIC está asociada al IFIMED, la instalación de física médica
para la investigación en imagen y aceleradores aplicados a la Medicina que se ultima
en el Parque Científico de la Universitat de València.
La red europea de formación OMA comienza el proceso de selección de
investigadores, que tienen hasta el 28 de febrero de 2016 para enviar sus solicitudes.
En el IFIC, la participación en el proyecto se realiza a través del grupo de Física de
Aceleradores dirigido por la científica titular del CSIC Ángeles Faus-Golfe, a quien se
pueden remitir las candidaturas. Dentro de esta red, el IFIC trabaja en la aplicación de
tecnologías asociadas a las cavidades de radiofrecuencia a alto gradiente para
aceleradores de partículas en terapia con hadrones.
Este tipo de terapia utiliza partículas pesadas como los protones que circulan en el
Gran Colisionador de Hadrones (LHC) para irradiar el cáncer. A diferencia de la
radioterapia convencional con fotones, la hadronterapia consigue que las partículas
pesadas liberen la mayor parte de su energía en el punto donde se localiza un tumor,
reduciendo el daño en los tejidos sanos. En los últimos años el desarrollo de esta
técnica es muy importante, aunque apenas un centenar de centros médicos en todo el
mundo la practican.
El IFIC estudia la aplicación de técnicas para el desarrollo de cavidades de
radiofrecuencia, utilizadas en aceleradores como el LHC para acelerar las partículas, a
los aceleradores lineales o linacs usados en hadronterapia. El objetivo es variar la
energía e intensidad del haz de partículas enviado al tumor en fracciones de segundo,
permitiendo así una terapia que se podría adaptar a tejidos en movimiento, actuando
en conjunción con otras técnicas de imagen en 3D e identificación de células
tumorales.
El IFIC construye un banco de pruebas para estudiar las características de estas
cavidades en el rango de frecuencia y energía más usado en los linacs para tratamiento
del cáncer. Dos de estas estructuras de alto gradiente que se construyen en el CERN se
probarán por primera vez en el laboratorio de radiofrecuencia del IFIMED. El estudio
de sus características y comportamiento es crucial para la optimización y posterior
desarrollo de futuras aplicaciones en los aceleradores de partículas para
hadronterapia.
El proyecto OMA está coordinado por la Universidad de Liverpool y ha recibido
financiación dentro de los programas Horizonte 2020 y Marie Curie de la Unión
Europea. Incluye escuelas, talleres y un congreso internacional, además de la
formación doctoral de los investigadores en la I+D desarrollada en las instituciones
participantes. Además de universidades como Liverpool y Manchester, entre los
participantes se encuentra el CERN y diversos centros médicos que dispensan
hadronterapia, como el Instituto Paul Scherrer (PSI, Suiza).

Enllaç pdf

Share This