Averiguar si las estructuras materiales que construimos cambian nuestros patrones de
pensamiento y atención es el objetivo del proyecto multidisciplinar “Mentes materiales.
Estudio de las interacciones entre el cerebro predictivo, los artefactos culturales y la
exploración visual”, seleccionado por el European Research Council (ERC) entre 450
propuestas como uno de los 34 beneficiarios de la convocatoria Synergy Grant 2020. Los
Synergy Grant priman el abordaje de preguntas de investigación ambiciosas que sólo
pueden responderse mediante el trabajo en grupo de varios investigadores principales
de diferentes instituciones.
Además de Luis M. Martínez Otero, científico titular del CSIC que dirige el grupo de
Analogía Visual del Instituto de Neurociencias, en este proyecto participan otros tres
investigadores principales: Felipe Criado Boado, del Instituto de Ciencias del Patrimonio
(Incipit), con sede en Santiago de Compostela, que será el coordinador del proyecto;
Andy Clark, de los Departamentos de Informática y Filosofía de la Universidad de Sussex
(Reino Unido), uno de los filósofos actuales más citados y referente en estudios
cognitivos; y Johannes Müller, del Instituto de Arqueología Prehistórica y Protohistórica
de la universidad de Kiel (Alemania).
En el proyecto, que se desarrollará hasta 2027, el laboratorio de Luis M. Martínez Otero
se ocupará, junto con Andy Clark, de los estudios de procesamiento predictivo y de
generar los modelos matemáticos que permitan la simulación de las interacciones que
distintos individuos tendrían en diferentes contextos materiales.
La pregunta de partida del equipo de investigación es si las estructuras materiales que
construimos y la manera en la que transformamos el paisaje y nuestro entorno cambian
nuestros patrones de pensamiento y atención. Y el objetivo final es averiguar si los
cambios en las formas materiales a través de la historia permiten entender la
emergencia y evolución de la mente y racionalidad de la especie humana.
El proyecto se llevará a cabo con trabajos de campo y experimentos de diferentes
contextos arqueológicos y sociedades vivas en Europa, la India, África y América del Sur.
Se espera que pueda ofrecer las claves para comprender los principios fundamentales
del aprendizaje y el cambio cognitivo que se produce en la interacción con el mundo
material que construimos. Se trata, destacan los investigadores, del mayor experimento
de percepción visual activa realizado hasta la fecha en condiciones naturales y sociales.
Para llevar a cabo este ambicioso proyecto estos cuatro investigadores contarán con una
financiación de 10 millones de euros, de los que el Incipit recibirá 3,6; el Instituto de
Neurociencias, 2,5 millones; la universidad de Kiel 2,3 millones y la universidad de Sussex
1,7. La previsión es que el equipo de trabajo involucre, además de un amplio número de
colaboradores, a 42 personas, 28 de ellas contratadas con cargo al proyecto. Esta
Synergy Grant se une a las dos Starting Grant del ERC que recibió el Instituto de
Neurociencias en septiembre de este año.
El laboratorio de Analogía Visual que dirige el doctor Martínez Otero está encuadrado
en la Unidad de Biología Molecular y de Sistemas del Instituto de Neurociencias. Su línea
de investigación se centra en descubrir los principios fundamentales que rigen la
estructura y función de los circuitos neuronales, cómo estos circuitos integran
eficientemente cualquier información y cómo esta información se utiliza para formar
juicios y tomar decisiones.
Pdf

Share This