Jack Szostak i Juli Peretó
El Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio), centro mixto del Consejo
Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat de València, ha
organizado este mediodía la conferencia El origen de la vida celular, impartida por el
profesor e investigador de la Universidad de Harvard Jack Szostak. La charla, que ha
tenido lugar en la Sala Darwin del Campus de Burjassot-Paterna (Universitat de
València), se enmarca en el programa de Encuentros de Excelencia del Campus de
Excelencia Internacional, y ha sido coorganizada, además de por el I2SysBio, por el
Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva y el Microclúster de Biología
Evolutiva Integrativa, con la colaboración del Real Colegio Complutense de Harvard y el
programa “InnoTalk” del living lab de innovación social de la Universitat de València
[SocInnoLAB].
Dado el gran número de asistentes al acto, y debido a que muchos estudiantes no han
podido acceder a la sala por motivos de seguridad, el profesor Szostak se ha ofrecido
generosamente a repetir su conferencia a las tres de la tarde.
José Pío Beltrán, coordinador institucional del CSIC en la Comunidad Valenciana, ha
señalado que “es una gran satisfacción el mantener viva la iniciativa del Campus de
Excelencia Internacional VLC/CAMPUS, y más aún cuando nos brinda la oportunidad de
poder escuchar a un científico como Jack Szostak, que desempeña una extraordinaria
actividad investigadora en las fronteras de la ciencia”.
La asombrosa complejidad y diversidad de la vida es el resultado de miles de millones
de años de evolución. Pero, ¿cómo comenzó el proceso de la evolución? Szostak ha
abordado en su conferencia la manera en que los esfuerzos para diseñar y construir
células vivas muy simples están poniendo a prueba nuestras ideas acerca de la
naturaleza de la vida y la generación de hipótesis de cómo surgió la misma a partir de
la química de la tierra primitiva. Estos experimentos también ofrecen pistas sobre
cómo la vida moderna ha evolucionado desde sus más tempranos antepasados.
Jack Szostak es profesor de Genética de la Facultad de Medicina de Harvard, profesor
de Química y Biología Química en la Universidad de Harvard, investigador del Instituto
Médico Howard Hughes e investigador Distinguido Alexander Rich en el Departamento
de Biología Molecular del Hospital General de Massachusetts (Boston, Estados Unidos).
Fue galardonado con el premio Nobel de Fisiología o Medicina de 2009, junto con
Elizabeth Blackburn y Carol Greider, "por el descubrimiento de cómo los cromosomas
están protegidos por los telómeros y la enzima telomerasa". Sus investigaciones
incluyen el estudio de vesículas de lípidos capaces de reproducirse y su integración con
la replicación del RNA como modelo de los primeros pasos en la evolución celular.
Recibió la medalla Urey de la Sociedad Internacional para el Estudio del Origen de la
Vida (ISSOL) en 2011.

Enllaç pdf

Share This