Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y
la Universitat Politècnica de València (UPV) ha publicado un trabajo en el que, a partir
de un modelo computacional, simulan cuál sería el resultado del uso temprano de
antivirales contra la COVID-19, una vez se disponga de ellos en las farmacias. Y el
resultado es concluyente: ayudarían a reducir significativamente la incidencia del virus
y a evitar un colapso del sistema de salud. Las conclusiones de este estudio se han
publicado en la revista Chaos, Solitons & Fractals.
“Hasta que se encuentre una vacuna eficaz, es necesario seguir cumpliendo
estrictamente con las medidas de seguridad como el uso de mascarillas, distanciamiento
social, lavarse las manos con regularidad, etc. Pero, además, el uso de antivirales
apropiados podría ser una buena opción para aliviar los síntomas, controlar la gravedad
y prevenir la transmisión. Y esto es lo que hemos estudiado en este trabajo”, explica José
María Benlloch, profesor de investigación del CSIC y director del Instituto de
Instrumentación para Imagen Molecular (I3M), centro mixto de la Universitat
Politècnica de València y el CSIC.
En el estudio, los investigadores han desarrollado un modelo de red aleatoria
computacional para estudiar la dinámica de transmisión de la COVID-19 en España,
aplicándolo posteriormente a la simulación de varios escenarios en los que se dispondría
de antivirales eficaces, accesibles y baratos. “Afortunadamente, hay muchos candidatos
de antivirales identificados por varios grupos de investigación de todo el mundo que
podrían cumplir esas condiciones que nosotros hemos llamado democráticas, que
permitirían un acceso universal a estos medicamentos”, apunta Benlloch.
Pdf

Share This