Cuatro proyectos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han sido
aprobados, de manera provisional, para recibir financiación en la convocatoria de
subvenciones para 2020 publicada por la Conselleria de Innovación, Universidades,
Ciencia y Sociedad Digital. La finalidad de la convocatoria es adquirir infraestructuras y
equipamientos de I+D+i por las universidades públicas valencianas, consorcios públicos
de investigación adscritos a la Generalitat Valenciana no pertenecientes al sector
sanitario y organismos públicos de investigación de la Administración General del
Estado ubicados en la Comunidad Valenciana.
Los proyectos, de cuatro centros de investigación del CSIC, han sido seleccionados en
el marco del Programa Operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)
2014-2020.
Por un lado, al Instituto de Tecnología Química (ITQ), centro mixto del CSIC y la
Universitat Politècnica de València, que presentó el proyecto Actualización del
laboratorio de resonancia magnética nuclear (RMN), le han concedido 400.500 euros.
El director del ITQ, Fernando Rey, explica que “la Resonancia Magnética Nuclear es una
herramienta indispensable para nuestro trabajo diario, por lo que la renovación de
equipo disponible en el ITQ, que ya cuenta con más de 15 años de antigüedad, por un
nuevo instrumento de mayores prestaciones, no sólo asegura que podamos seguir
realizando nuestra investigación en los próximos años, sino que ésta la podamos
realizar en óptimas condiciones, con más y mejores resultados”.
Por otro lado, al Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP), centro
mixto del CSIC y la Universitat Politècnica de València, con el proyecto titulado CSLMIBMCP: Implementación de análisis de imagen mediante microscopía confocal de
barrido láser (CSLM) con superresolución y posibilidad de estudios no invasivos en
tejido vivo para investigación en Biotecnología de plantas en el IBMCP, le han
concedido 628.499,69 euros.
Su director, Pablo Vera, señala que “con esta tecnología confocal, que es más avanzada
que la que tenemos, esperamos poder apoyar al departamento de microscopía para
que se puedan desarrollar proyectos que necesiten una mayor resolución celular en
tejido vivo”.
Por su parte, al Instituto de Biomedicina de Valencia (IBV), centro de investigación del
CSIC, que presentó el trabajo Equipamiento informático para el cálculo y análisis de
datos ómicos y estructurales de interés en Biomedicina, le han concedido 111.569,40
euros.
“La investigación en biomedicina ha cambiado en los últimos años hacia la generación
de grandes volúmenes de datos consecuencia de la irrupción de las tecnologías
ómicas, que analizan todo el conjunto de moléculas de un individuo o de un sistema.
Igualmente, el desarrollo de la criomicroscopía electrónica, que permite obtener la
estructura tridimensional de proteínas y complejos, produce ficheros de un elevado
peso informático. Así pues, para poder procesar ese ingente volumen de datos, el IBV
ha adquirido un potente sistema de computación que le permitirá llevar a cabo análisis
bioinformáticos complejos”, comenta el investigador del IBV Jordi Pérez Tur.
Asimismo, al Instituto de Neurociencias, centro mixto del CSIC y la Universidad Miguel
Hernández (UMH), con el proyecto Actualización y mejora de los sistemas de
purificación de agua y criopreservación de la unidad de cultivos celulares, le han
concedido 99.425,50 euros.
Salvador Martínez, director del centro, explica que “tanto los sistemas de purificación
de agua como el de criopreservación son equipos transversales que afectan a todo el
instituto. Por un lado, tenemos que asegurarnos de que el agua que empleamos en los
experimentos tiene la máxima limpieza, y hace tiempo que necesitábamos renovar nuestro sistema, y por otro lado los tanques de nitrógeno líquido son necesarios para
conservar congeladas nuestro stock de muestras y cultivos celulares”.
Pdf

Share This