Investigadores del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA), centro del
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han conseguido perfeccionar un
sistema para la detección de virus de transmisión alimentaria en frutos rojos. El método
mejorado determina si los frutos son aptos para el consumo o no, y aparece publicado
en la revista Food Control.
La detección de virus en alimentos es especialmente compleja, aunque la publicación de
la norma ISO 15216-1:2017 ha permitido la implementación de metodologías
estandarizadas en los laboratorios de control de aguas y alimentos. Gloria Sánchez,
investigadora del IATA y responsable de este estudio, afirma que “desafortunadamente
esta metodología ISO no permite diferenciar entre virus infecciosos y no infecciosos, y
ello dificulta enormemente la interpretación de un resultado positivo en términos de
análisis de riesgo para los consumidores”.
La novedad de este estudio radica en la aplicación de un método que ya había sido
implementado previamente por científicos del IATA para la detección de virus
infecciosos en vegetales, agua y moluscos bivalvos, y que ahora se ha validado en fresas,
frambuesas y arándanos.
“Hemos desarrollado una metodología que permite una mejor correlación entre la
detección de virus mediante la norma ISO y la infectividad de la muestra gracias a un
tratamiento con un reactivo de viabilidad y un paso de fotoactivación”, apunta Gloria
Sánchez.
Los principales virus patógenos que podemos adquirir ingiriendo alimentos
contaminados son los norovirus, así como el virus de la hepatitis A. Ambos se propagan
principalmente a través de la vía fecal oral.
En los últimos años, la incidencia de brotes de transmisión alimentaria causados por
estos patógenos ha experimentado un aumento considerable, en parte debido al
comercio globalizado y a los cambios en los hábitos de consumo.
Los alimentos que mayor riesgo representan para el consumidor son los moluscos
bivalvos, vegetales de hoja, alimentos listos para consumo y frutos rojos. Estos últimos
han sido asociados a brotes masivos de gastroenteritis y hepatitis debido al consumo de
fresas o frambuesas congeladas.
Este trabajo del IATA se ha realizado en colaboración con la Universidad de Jinan de
China debido al gran interés de este país en el desarrollo de métodos para la detección
de virus, ya que algunos brotes de mencionados se han debido al consumo de fresas o
frambuesas provenientes de China.
Jiayin Chen, Xiyang Wu, Gloria Sánchez, Walter Randazzo. Viability RT-qPCR to detect
potentially infectious enteric viruses on heat-processed berries. Food Control.
DOI.org/10.1016/j.foodcont.2019.106818

Enllaç pdf

Share This