Un equipo de investigadores con participación del Consejo Superior de Investigaciones
Científicas (CSIC) ha publicado un informe que muestra el mapa de la diversidad
genómica del SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, durante los primeros tres meses de
la epidemia (de febrero a abril), es decir, el periodo denominado como primera ola.
El estudio ha observado que la diversidad genómica del coronavirus en España es única
en Europa, y más cercana a los genotipos del virus circulantes en Asia entre finales de
2019 y principios de 2020. Este hecho concuerda con la introducción temprana del virus
en el país, sobre todo a partir de la segunda mitad de febrero de 2020, y con una
expansión muy veloz a todo el territorio nacional para finales de febrero.
Este informe es fruto del trabajo de investigadores del consorcio SeqCovid, liderados
por el investigador del CSIC Iñaki Comas, del Instituto de Biomedicina de Valencia (IBVCSIC), y la viróloga Mireia Coscolla, del Instituto de Biología Integrativa de Sistemas
(I2SysBio) del CSIC y la Universitat de València; junto con Fernando González Candelas,
responsable de la Unidad Mixta de Investigación en Infección y Salud Pública de la
Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica (FISABIO) de la
Generalitat Valenciana.
El consorcio SeqCovid-Spain aúna los esfuerzos de más de treinta hospitales de toda
España, así como de laboratorios de genómica y salud pública. Como resultado, España
es ahora mismo el segundo país de Europa con más muestras del genoma del virus
recogidas, y el cuarto del mundo, con un total de 4.244 secuencias, de las cuales el
consorcio ha secuenciado 3.800. Gran parte del esfuerzo de secuenciación se realizó en
las instalaciones de la fundación FISABIO pero también en diversos hospitales de España,
entre los que se encuentran el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de
Madrid, el Hospital Clínic de Barcelona, el Centro de Investigación Biomédica de La Rioja,
el Hospital San Pedro de Logroño, el Hospital de Elche y el Hospital Universitario Son
Espases de Palma de Mallorca. El consorcio está financiado por la PTI Salud Global del
CSIC y por el Instituto de Salud Carlos III, como mayor contribuyente.
Los análisis científicos identifican un mínimo de 519 entradas en el país dentro de las
2.170 secuencias del principio de la epidemia analizadas. No todas esas entradas
tuvieron éxito epidemiológico; sólo unas pocas llegaron a generar un número sustantivo
de casos. Sin embargo, las pocas que cuajaron tuvieron un gran peso en la epidemia.
“Entre las secuencias analizadas se ha identificado un genotipo que generó el 30% de
todos los casos secuenciados, llegando a representar un 60% en la primera semana de
marzo”, indica Comas. “Una reconstrucción detallada de dicho genotipo demuestra que
se introdujo múltiples veces y simultáneamente desde Italia, por lo menos en Madrid y
Valencia, antes de que el país transalpino diera la voz de alarma”, añade.
“Al éxito de estas introducciones contribuyeron eventos de superdispersión, como un
funeral en Vitoria, que ayudaron a este genotipo concreto a mantenerse y expandirse
rápidamente”, precisa el investigador. “La alta movilidad entre provincias españolas hizo
el resto para que el genotipo se convirtiera en el más exitoso de la primera ola en
España”, indica.
Un confinamiento eficaz para atajar la propagación
Los análisis también demuestran la alta efectividad del confinamiento durante marzo y
abril, que prácticamente eliminó estos genotipos exitosos, ya que no se han vuelto a
detectar en la segunda ola. “De hecho, en la segunda ola se están viendo nuevos
genotipos aparecer con patrones similares a los mencionados en este trabajo”, dice
Comas.
El investigador advierte: “Uno de los mensajes más importantes extraídos del informe
es la necesidad de tomar medidas de restricción a tiempo para contener estos genotipos
antes de que se expandan y tengan un peso tan importante en la epidemia. Como ocurre
en otras partes del mundo, al éxito de estos genotipos contribuye una combinación de
múltiples introducciones asociadas a eventos de superdispersión y a una alta
movilidad”.
Además, el informe sugiere la necesidad de implementar sistemas de vigilancia
temprana que identifiquen la expansión de determinados genotipos localmente y entre
provincias, de tal manera que se puedan tomar decisiones informadas sobre las
actuaciones a realizar para contenerlos.
Referencia:
INFORME Proyecto COV20/00140. “Una perspectiva genómica de la pandemia:
lecciones en salud pública”. https://digital.csic.es/handle/10261/221802
Pdf

Share This