Ángela Nieto, professora d'investigació de l'Institut de Neurociències (IN, CSIC-UMH); i Mansurah Abdulazeez, professora i investigadora al Centre d'Investigaci&amp
Instituto de Neurociencias, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones
Científicas (CSIC) y la Universidad Miguel Hernández (UMH), colabora con el programa
Ellas investigan lanzado en 2015 por la Fundación Mujeres por África. El programa está
dirigido a fomentar el acceso de las mujeres africanas a la ciencia y la tecnología,
apoyarlas en su carrera investigadora y promover su liderazgo en la comunidad científica
internacional. Gracias a esta iniciativa, Mansurah Abdulazeez (Nigeria) está trabajando
en un proyecto relacionado con la resistencia del cáncer de mama a distintos
tratamientos y próximamente se incorporará al laboratorio de Ángela Nieto, profesora
de investigación del Instituto de Neurociencias, para continuar formándose en este
campo.
Mansurah Abdulazeez ha roto muchos techos de cristal desde su infancia hasta lograr
este objetivo. En Nigeria, un país que ha superado en nivel de pobreza a la India, según
el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la mayoría de
las familias priorizan la educación de los hijos varones por lo que, si no hay recursos
suficientes, las niñas se quedan sin escolarizar. Además, el 60% de las niñas abandonan
sus estudios al acabar la educación secundaria y muchas son obligadas a contraer
matrimonio a muy temprana edad. Casi la mitad de las mujeres nigerianas (el 47%) son
analfabetas frente a una cuarta parte de los hombres.
Pese a todo, Abdulazeez se doctoró en la Universidad de Ahmadu Bello (Nigeria), y ahora
es profesora e investigadora en el Centro de Investigación Biotecnológica, perteneciente
a la Universidad de Bayero (Nigeria). Allí trabaja en el proyecto Base molecular de la
terapia de resistencia en los casos de cáncer de mama triple negativo. En su caso,
asegura Abdulazeez, fue su padre quien la motivaba a no escatimar esfuerzos en la escuela. “En Nigeria, los padres soportan toda la carga de la educación académica de sus
hijos, y están muy preocupados por su futuro. Mi padre siempre me preguntaba:
¿Cuántas cabezas tiene la persona que va primero en tu clase? Su falta de complacencia
me hizo practicar incansablemente y estar más atenta en la escuela para evitar su
reprobación. Gracias a eso fue fácil para mí interesarme por la ciencia”, señala la
investigadora.
El sueño de Abdulazeez era ser médico. Sin embargo, a pesar de tener una distinción y
pasar los exámenes de ingreso a la universidad, no le permitieron matricularse en
medicina, y le asignaron bioquímica. “Un poco desilusionada al principio, comprendí de
inmediato que la investigación en sí misma es una herramienta muy valiosa”, explica
Abdulazeez. “Me gradué entre los cinco mejores de mi clase e inmediatamente encontré
trabajo como investigadora”.
Gracias a su determinación y al programa Ellas investigan, Mansurah Abdulazeez tendrá
la oportunidad de trabajar en uno de los mejores laboratorios de investigación del
cáncer en nuestro país, el que dirige la doctora Nieto en el Instituto de Neurociencias
(IN, CSIC-UMH). “Estamos encantados de recibir a Mansurah en el laboratorio. Tuve la
ocasión de conocerla el año pasado en Seúl, en el Congreso de la Unión Internacional de
Bioquímica y Biología Molecular (IUBMB), donde vino a saludarme después de mi
conferencia. Estuvimos hablando de su proyecto y enseguida pensé que sería una
candidata magnífica para este programa. Abdulazeez analizará mecanismos de
resistencia a terapias de las células cancerosas”, explica Ángela Nieto.
Abdulazeez señala que “después de escuchar la conferencia de la profesora Ángela
Nieto, inmediatamente me di cuenta de cuánto podría avanzar con su tutela, porque es
una pionera y líder mundialmente reconocida en su campo. El Instituto de Neurociencias
es un centro de investigación muy prestigioso, con la infraestructura necesaria para
llevar a cabo mi proyecto en las mejores condiciones posibles. Además, trabajar con la
doctora Nieto y su equipo me dará la oportunidad de comprender la transición epiteliomesenquima (EMT) en la progresión al estado metastásico en cáncer, de gran interés
para mi proyecto de regreso a Nigeria”.
La investigación que realiza la doctora Abdulazeez tiene gran importancia para el futuro
de su país, que cuenta con muy pocos medios. Cada año hay unos 250.000 nuevos casos
de cáncer en Nigeria y 71.000 personas mueren anualmente por causa de esta
enfermedad. El trabajo que realiza Mansurah Abdulazeez es indispensable porque hay
muy pocos investigadores del área de oncología en su país. También es muy limitada la
experiencia y los recursos disponibles para dedicar a la lucha contra el cáncer.
“La interminable tragedia provocada por esta enfermedad, que causa más muertes que
el VIH, la tuberculosis y la malaria juntas, me plantea un desafío especial para ayudar a
aliviar este flagelo. Además, el número de investigadores del cáncer es muy limitado y
no hay investigación de vanguardia en Nigeria debido a la falta de experiencia y equipos
en la mayoría de los laboratorios”, concluye la doctora Abdulazeez.

Enllaç pdf

Share This