Un estudio en el que participa el Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE),
centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universitat de
València y la Generalitat Valenciana, analiza cómo se reconectan las redes de micorrizas
cuando pierden a sus hospedadores preferidos. El trabajo ha sido llevado a cabo en
comunidades vegetales características de ecosistemas yesíferos, y aparece publicado en
la revista Communications Biology.
Ante la pérdida de la biodiversidad, el conocimiento de la dinámica de las interacciones
entre distintas especies en un ecosistema, las llamadas redes ecológicas, resulta clave.
Las redes mutualistas son redes dinámicas en las que interactúan especies que
comparten un mismo hábitat y que se benefician mutuamente, como es el caso, por
ejemplo, de las micorrizas, que es la asociación entre las raíces de las plantas con algunos
grupos de hongos. Generalmente, estas interacciones se dan entre especies afines. Pero,
¿qué ocurre cuando una de estas especies desaparece o coloniza un nuevo hábitat
donde no están presentes las especies con las que suele relacionarse?
Alicia Montesinos, investigadora del CSIC en el CIDE, explica que “hemos estudiado las
micorrizas en comunidades vegetales presentes en suelos yesíferos de paisajes que de
forma natural se encuentran fragmentados. Así hemos podido observar que estos
fragmentos albergan comunidades de plantas y también de micorrizas con una
composición similar, pero con patrones de interacción ligeramente diferentes. El estudio de estas diferencias ha permitido calcular la probabilidad de que sucedan unas
interacciones u otras”.
El trabajo de los investigadores del CIDE muestra que los hongos, cuando sus especies
de plantas preferidas no están presentes, interactúan no de forma casual sino
preferentemente con raíces de especies vegetales emparentadas con estas. De este
modo, se reduce la vulnerabilidad de las especies de hongos ante la pérdida de las
especies vegetales con las que se relacionan íntimamente.
Los resultados de esta investigación, en la que también ha participado la Universidad
Miguel Hernández (UMH) y el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura
(CEBAS) del CSIC, permiten conocer mejor las reglas que gobiernan cómo se reconectan
las relaciones entre las especies de las comunidades en ecosistemas naturales, y
contribuyen a mejorar la predicción de las consecuencias del cambio global en la cascada
de extinciones que amenaza actualmente a la biodiversidad.
Alicia Montesinos-Navarro, Gisela Díaz, Pilar Torres, Fuensanta Caravaca, Antonio Roldán.
Phylogenetic rewiring in mycorrhizal-plant interaction networks increases community
stability in naturally fragmented landscapes. Communications Biology. DOI:
https://doi.org/10.1038/s42003-019-0700-3

 

Ver más

Share This