El grupo de investigación del IATA-CSIC que ha trabajado en el desarrollo de la patente. De izquierda a derecha: Josep Vicent Mercader, Hadyn Duncan, Antonio Abad y Paula Peña. Cr&eacute

Investigadores del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA), centro del
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con la Universitat
de València, han desarrollado un nuevo método analítico que permite la detección
rápida y ultrasensible de patulina en alimentos. Esta toxina se produce por varias
especies de hongos cuando contaminan manzanas, pudiendo encontrarse en productos
derivados, entre ellos alimentos destinados a la población infantil. Es la primera vez que
se consigue detectar esta toxina con métodos inmunoanalíticos basados en anticuerpos,
más específicos y económicos que otras técnicas usadas en la industria.
La patulina es un metabolito secundario producido por hongos de diversos géneros,
siendo Penicillium expansum, un hongo que causa múltiples pérdidas en frutas, su
mayor productor. La presencia de esta micotoxina es habitual en manzanas y sus
productos derivados. Según la Organización Mundial de la Salud, los síntomas agudos
que produce esta toxina en animales incluyen daño al hígado, bazo y riñón, además de
toxicidad para el sistema inmunitario. En el ser humano se han descrito náuseas,
trastornos gastrointestinales y vómitos. Se la considera genotóxica (capaz de producir
daño en el material genético), pero aún no se ha demostrado su potencial cancerígeno.
En consecuencia, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria ha establecido unos
niveles máximos muy exigentes de patulina en las manzanas (25 microgramos por kilo,
μg/kg), zumos y otros derivados (50 μg/kg), y, sobre todo, en alimentos destinados a
bebés y niños de corta edad (10 μg/kg). La presencia de patulina en alimentos, además
de ser preocupante desde un punto de vista toxicológico, se considera un indicador de
una deficiente calidad de la materia prima.
Los métodos tradicionales para detectar estos compuestos se basan en la separación
(cromatografía), y requieren grandes y complejos dispositivos. Por contra, los métodos
inmunoanalíticos se basan en la detección mediante anticuerpos, por lo que son más
sencillos. Hasta ahora no había sido posible generar anticuerpos frente a la patulina por
su pequeño tamaño y elevada reactividad. Así, el trabajo realizado por el grupo de
Inmunotecnología Analítica de Alimentos (FAIg) del IATA-CSIC y la Universitat de
València supone el primer inmunoensayo desarrollado para esta micotoxina capaz de
determinar su presencia en alimentos de forma rápida y económica.
Técnica rápida, sencilla y económica
“La generación de anticuerpos monoclonales de elevada afinidad para patulina se había
convertido en un objetivo muy perseguido durante las últimas décadas”, comenta Josep
Vicent Mercader Badia, investigador del grupo responsable del estudio en el IATA. “Por
primera vez hemos logrado desarrollar una tecnología que permite el cridado rápido y
la cuantificación de patulina en extractos de manzana y sus derivados. Estos desarrollos
innovadores redundarán sin duda en la disminución de los niveles de esta micotoxina en
alimentos”, resume.
Los métodos inmunoanalíticos son técnicas rápidas, sencillas y económicas muy
implantadas en la determinación de micotoxinas en la industria agroalimentaria. Se trata
de métodos analíticos muy sensibles y específicos que, por su gran versatilidad, pueden
adaptarse a equipos portátiles y procedimientos para el análisis in situ (incluso permiten
la lectura de resultados con un teléfono móvil).
Comercialización a nivel mundial
Las empresas Abraxis-Eurofins (EE.UU.) y R-Biopharm Rhône (Escocia), líderes mundiales
en el sector del inmunodiagnóstico en alimentos, explotarán esta patente, lo que les
permitirá ser los únicos proveedores de métodos rápidos para el análisis de patulina en
alimentos. El objetivo es comercializar en todo el mundo la tecnología desarrollada en
el IATA utilizando diferentes métodos inmunoquímicos de análisis.
El grupo de Inmunotecnología Analítica de Alimentos del IATA-CSIC cuenta con una
amplia experiencia en el desarrollo de métodos analíticos rápidos basados en
anticuerpos para la detección de residuos agroquímicos (plaguicidas, reguladores del
crecimiento, aditivos y antibióticos), todo tipo de toxinas y contaminantes orgánicos en
alimentos y muestras medioambientales.
Referencias:
Abad-Fuentes A, Mercader JV, Duncan H, Abad-Somovilla A, Agulló C. Bioconjugados y
anticuerpos para la inmunodetección asistida por derivatización de la micotoxina
patulina. Patente P202030133 (2020).

Ver más

Share This