Investigadores del CSIC reunidos en el Hotel Marriott Auditorium (Madrid)./ CRÉDITO: CSIC.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) reunió ayer lunes, 19 de
noviembre, en Madrid a más de mil investigadores procedentes de 120 centros para
afrontar los grandes retos de la institución, tales como la estabilización laboral, la
gestión del día a día y la disponibilidad de recursos financieros, así como reforzar las
sinergias y plantear soluciones para mejorar el futuro del mayor organismo público de
investigación de España. “Para que el CSIC crezca y mejore necesita un cambio
profundo”, ha indicado Rosa Menéndez, presidenta del CSIC, en la apertura del acto
que se celebró en el auditorio del Hotel Marriott de Madrid.
La jornada se estructuró en cinco ejes: el desarrollo de la carrera investigadora; las
oportunidades que ofrece Europa para la colaboración internacional; las plataformas
de transferencia del conocimiento a las empresas; la atracción de talento y la cultura
científica; y el cambio del régimen jurídico del CSIC, que dejará de ser agencia estatal
en octubre de 2019.
El coordinador institucional del CSIC en la Comunidad Valenciana, José Pío Beltrán,
participó en la sesión sobre la carrera científica, en la que abogó por la creación de un
grupo de trabajo que analice las medidas que aplica actualmente el CSIC para para
preservar el conocimiento y proponga otras nuevas, que contemplen tanto la
perspectiva del CSIC como la de los investigadores. Entre las medidas que mencionó
estaban la revisión de las condiciones que se deben dar para prorrogar la actividad de
los investigadores hasta los 70 años y la creación de la figura de Asesor de la
Presidencia del CSIC. Estos asesores se elegirían por procedimientos transparentes y
no tendrían funciones ejecutivas, pero podrían asesorar sobre temas diversos como los
procedimientos de evaluación científica, la detección del liderazgo científico o la
organización territorial.
En la sesión sobre la carrera científica se constató también que el organismo no
consigue cubrir la oferta que produce, puesto que de 50 plazas de Ramón y Cajal ofertadas este año, sólo se han cubierto 32. Además, se indicó que falta información
sobre cómo va a evolucionar la carrera científica en el CSIC. Asimismo, se pidió una
reflexión sobre el cambio de paradigma de la ciencia, en un contexto que se dirige
hacia la ciencia abierta, con herramientas como digital CSIC. Por ello, se solicitó un
mandato del CSIC para que la publicación en abierto tenga mayor consideración.
En la sesión sobre infraestructuras y colaboración con Europa, se abordaron las
Infraestructuras Científico Técnicas Singulares y las infraestructuras europeas ESFRI,
para cuya gestión el CSIC ha creado una comisión de trabajo. Además, se destacó el
papel de la Delegación del CSIC en Bruselas para impulsar la participación del
organismo en foros europeos como Science Europe y el llamado G-6 de la ciencia, que
reúne a seis de los mayores organismos de investigación de Europa. Finalmente, se
abordó el nuevo programa marco de financiación de la investigación, desarrollo e
innovación de la Unión Europea, Horizonte Europa, que prevé tener un presupuesto de
100 mil millones de euros.
En la sesión sobre las plataformas tecnológicas interdisciplinares y sobre transferencia,
se analizaron las plataformas como nuevo instrumento que relaciona varias áreas
científicas dirigido a un reto o misión. Asimismo, se valoraron las buenas cifras de
transferencia del conocimiento logradas por la Vicepresidencia Adjunta de
Transferencia del Conocimiento del CSIC, que ha desbloqueado obstáculos en la firma
de contratos y ha elevado la cifra de los mismos desde 134 en 2017 a 154 en 2018.
En la sesión sobre atracción de talento al CSIC, se manifestó la necesidad de impulsar
la imagen del organismo como referente científico y reforzar la comunicación interna
de la institución, que cuenta con una estructura compleja debido a su amplitud y su
distribución territorial, presente en todas las comunidades autónomas. El objetivo es
mejorar la reputación y la credibilidad, para buscar el prestigio y consolidarse como un
referente.
La sesión sobre el futuro del CSIC como institución, titulada Evolución o revolución, se
enmarcó en el próximo cambio de régimen jurídico del CSIC, que se producirá el
próximo 2 de octubre de 2019, cuando dejará de ser agencia estatal. Por ello deberá
buscarse un nuevo modelo de organización, en el que será básico el contrato de
gestión y fortalecer y blindar las competencias vigentes. Se abordó la posible figura
administrativa de organismo con especialidades, en el que desempeñarán un papel
clave las delegaciones territoriales como facilitadoras del diálogo entre organización
central, universidades y tejido productivo; y los centros de investigación, que deberán
trabajar para orientar científicamente la actividad contando con la participación de
todo el personal en un modelo de inteligencia estratégica. Finalmente, se consideró
que en su relación con los poderes políticos, el CSIC debe pasar de un papel reactivo a
un activo, para entrar en la agenda política.
Un 20% más de financiación
Con esta iniciativa, la presidenta del CSIC ha querido impulsar el contacto con el
principal activo de la institución: su personal investigador. “El objetivo es que entre
todos construyamos un nuevo CSIC, más eficiente, transparente, colaborativo y también ambicioso en impacto”, ha señalado. Este primer Encuentro de Científic@s
del CSIC 2018, dirigido al personal científico, se ha desarrolla durante una jornada
completa.
Sobre la cuestión de la temporalidad, el vicepresidente de Investigación Científica y
Técnica del CSIC, Jesús Marco, indicó que “se está trabajando en un acuerdo con
Función Pública, Hacienda y los sindicatos para lograr estabilizar a mil personas.
Porque necesitamos personal y ellas son una parte esencial”. Y adelantó una cifra: “se
va a solicitar un aumento del 20% en la financiación del CSIC”.
La presidenta del CSIC explicó que “estamos trabajando de forma directa con el
Ministerio de Ciencia. Hemos presentado un paquete de medidas que incluye mejoras
de la gestión para reducir la burocratización y la temporalidad. Se está considerando
una ley que incluya estas medidas. Confío en que antes de navidad podamos verlo”.
“Ha sido un honor contar con toda esta masa científica”, ha reconocido la presidenta
del CSIC, en el cierre de la jornada, ante un auditorio lleno. “Quiero agradecer la
participación activa de todos. Repetiremos el año que viene. Para la próxima ocasión,
invitaremos a agentes externos para que vean lo que somos y nuestras capacidades.
Seguimos hablando y seguimos en contacto”.

 

Ver más

Share This