El acto de investidura contó con la asistencia, entre otros, de Nuria Rius, directora del Instituto de Física Corpuscular (IFIC, CSIC-Universitat de València), y Juan Fuster, delegado institucional del CSIC en la Comunitat Valenciana, que fue el encargado de leer la laudatio

Barry Barish, premio Nobel de Física y premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 2017 por su contribución a la detección de las ondas gravitacionales con el observatorio LIGO, fue investido ayer martes a mediodía, en el Paraninfo del edificio histórico de la Nau, doctor honoris causa por la Universitat de València.

La propuesta del reconocimiento como doctor honoris causa fue instada por el Instituto de Física Corpuscular (IFIC), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat de València, con el apoyo de la Facultad de Física de la UVEG.

El solemne acto de investidura estuvo presidido por M.ª Vicenta Mestre, rectora de la Universitat de València, y contó con la asistencia, entre otros, de Nuria Rius, directora del Instituto de Física Corpuscular, y Juan Fuster, delegado institucional del CSIC en la Comunitat Valenciana, que fue el encargado de leer la laudatio. A la investidura asistió una amplia representación del Consejo de Dirección de la Universitat, así como gran parte de los decanos y decanas de la institución. También acudieron al acto miembros y representantes de los diferentes colectivos de la comunidad universitaria.

Trayectoria Barry Barish

Barry Barish (Omaha, EEUU. 1936) es un físico estadounidense y profesor emérito del Instituto de Tecnología de California (Caltech). Estudió Física en la Universidad de California en Berkeley, donde también se doctoró en física experimental de altas energías a principios de los años 60. En 1963 llegó a Caltech, donde ha transcurrido toda su carrera científica. En su vertiente experimental, desarrolló el primer experimento con un haz de neutrinos de alta energía en Fermilab, el principal laboratorio de física de partículas de Estados Unidos.

En los 90 formó parte de uno de los experimentos del Súper Colisionador Superconductor (SSC), un gran acelerador de partículas que iba a construirse en Texas y que finalmente fue cancelado, aunque parte del equipo pasó a trabajar en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del CERN.

En 1994, Barish se convirtió en el investigador principal de LIGO. Consiguió la financiación para la construcción de las dos sedes del observatorio (Livingston y Hanford) y, como director a partir de 1997, creó la colaboración científica LIGO, donde participan más de 1.000 científicos y técnicos de 18 países, entre ellos España. De 2006 a 2013 lideró el proyecto para diseñar el Colisionador Lineal Internacional (ILC), un nuevo acelerador de partículas de precisión para profundizar en los descubrimientos del LHC como el bosón de Higgs. Fue en este ámbito que surgió la colaboración activa con el Instituto de Física Corpuscular.

En febrero de 2016, la colaboración LIGO anunció oficialmente la primera detección de ondas gravitacionales procedentes de la fusión de dos agujeros negros. Barish fue premiado, junto con Rainer Weiss y Kip Thorne, otros de los impulsores de LIGO, con el Nobel de Física de 2017 “por sus contribuciones decisivas al detector LIGO y la observación de las ondas gravitacionales”. Los tres compartieron el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica de ese año con la colaboración LIGO.

Junto al Premio Nobel y el Príncipe de Asturias, el doctor Barish ha recibido numerosos premios y distinciones entre los que se encuentran los premios la Medalla Henry Draper de la Academia de Ciencias de EE.UU, la designación como ‘Titán de la Física’, el American Ingenuity Award del Smithsonian Magazine, el Premio Enrico Fermiel, el Premio Giuseppe y Vanna Cocconi de la Sociedad Europea de Física, o el Premio de Ciencia Fundan-Zhongzhi; así como los honoris causa por la Universidad de Bolonia, la Universidad de Florida, la Universidad de Glasglow, la Universidad Metodista del Sur y la Universidad de Sofia St. Kliment Ohridski.

Visita y conferencia en el IFIC

El pasado lunes, Barry Barish visitó el Instituto de Física Corpuscular (IFIC, CSIC-Universitat de València), y ofreció una conferencia en el Auditorio Marie Curie del Parc Científic, en la que expuso la situación actual y las ventajas que promete el nacimiento del Multimessenger Astronomy, la Astronomía Multimensajero, un avance que ha supuesto un cambio de paradigma en el estudio de la astronomía.

En las últimas décadas, los avances astronómicos han sido gracias al resultado de nuevos instrumentos que han permitido realizar observaciones en toda la banda electromagnética, desde la astronomía radio hasta el espectro de luz visible y los rayos gamma de alta energía.  El reciente descubrimiento de las ondas gravitacionales y la realización de experimentos con neutrinos a muy gran escala prometen ampliar de nuevo la astronomía, utilizando mensajeros más allá de la radiación electromagnética.  Este es un hecho comparable al descubrimiento de las lunas de Júpiter por parte de Galileo, quien utilizando un primitivo telescopio obtuvo un gran descubrimiento, que supuso el nacimiento de la astronomía moderna.

Durante la conferencia titulada The Birth of Multimessenger Astronomy, Barry Barish, realizó un repaso a la situación actual en la que se encuentra este novedoso campo de estudio, y profundizó en la razón por la que se presenta como la promesa de la astronomía.

Se denomina astronomía multimensajero al conjunto de observaciones múltiples que se realiza con información de distintas fuentes, por ejemplo, ondas electromagnéticas y gravitacionales. Tener información de distintos tipos permite complementar las detecciones, para así tener una imagen más detallada del objeto o fenómeno que se está observando. La radiación electromagnética, las ondas gravitacionales, los neutrinos y los rayos cósmicos son distintos conjuntos de emisiones que pueden provenir de una misma fuente astrofísica, pero que pueden analizarse de forma separada.

 

Lectio completa de Barry Barish: Enlace.
Discurso completo de M.ª Vicenta Mestre: Enlace.
Laudatio de Juan Fuster: Enlace.

Ciclo CIDE 25 aniversario
De izquierda a derecha: Juan Fuster, delegado institucional del CSIC en la Comunitat Valenciana y el encargado de leer la laudatio; Barry Barish, premio Nobel de Física y premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 2017; M.ª Vicenta Mestre, rectora de la Universitat de València, y Nuria Rius, directora del Instituto de Física Corpuscular. Créditos: Universitat de València.
Share This
Ministerio de Ciencia y TecnologíaCSICDelegación C.Val.Casa de la Ciència