De izquierda a derecha: Jesús Rodríguez, investigador de la Universitat de València; y Vicente Monedero y Mª. Carmen Collado, investigadores del Instituto de Agroquími

Una investigación de la Universitat de València, junto con el Instituto de Agroquímica y
Tecnología de Alimentos (IATA) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas
(CSIC), plantea que el genotipo del gen FUT2, la microbiota intestinal y la
susceptibilidad a la infección son factores clave e interrelacionados en la incidencia de
la gastroenteritis vírica provocada por rotavirus y norovirus. Los resultados, que han
sido publicados en la revista Scientific Reports, sugieren que biomarcadores como la
bacteria Akkermansia muciniphila podrían mejorar la eficacia de las vacunas contra
esta afección.
“Nuestro trabajo tiene como finalidad mejorar las estrategias de prevención contra
estos virus –que anualmente producen miles de muertes–”, señala Jesús Rodríguez,
investigador de la Universitat de València y coordinador de la investigación.
“Nuestro estudio sobre el papel de la microbiota intestinal en la incidencia de la
infección por virus gastrointestinales podría llevar a mejorar las vacunas disponibles
actualmente”, añaden los investigadores del CSIC Vicente Monedero y María Carmen
Collado.
En el caso de rotavirus existen vacunas disponibles comercialmente desde el año 2006,
pero actualmente no existe ninguna disponible para norovirus. “En el caso de la
vacuna para rotavirus se han detectado casos de fallos en la vacunación, los cuales
podrían ser debidos a la composición en la microbiota de los pacientes”, apunta Jesús
Rodríguez.
“Trabajos como el nuestro permiten detectar biomarcadores, en nuestro caso la
bacteria Akkermansia muciniphila, relacionados con la infección por rotavirus y que podrían ser utilizados para mejorar la salud en humanos. Una hipótesis que nos
planteamos es saber si estrategias dirigidas a aumentar la proporción de esta bacteria
podrían mejorar la eficacia de la vacuna”, según Jesús Rodríguez.
Los investigadores de la Universitat y del CSIC llevan varios años estudiando la
microbiota y los alimentos probióticos como agentes protectores ante la diarrea viral,
pero diferentes resultados de investigación han demostrado in vitro y en modelos
animales que la microbiota puede estar facilitando la infección por rotavirus y
norovirus. Este hecho ha llevado al grupo de investigación a buscar la relación entre
microbiota, genes y virus en humanos.
Las infecciones por rotavirus y norovirus provocan la mayoría de casos de
gastroenteritis vírica en el mundo. Las provocadas por rotavirus son la principal causa
de muerte por diarrea en niños menores de 5 años de edad, según datos de la
Organización Mundial de la Salud (OMS). Los norovirus producen diarrea aguda en
personas de todas las edades y son los principales virus transmitidos por alimentos.
Investigación conjunta
La investigación se ha desarrollado en colaboración entre el Laboratorio de Virus
Entéricos del Departamento de Microbiología y Ecología de la Facultad de Medicina y
Odontología de la Universitat de València y el Laboratorio de Probióticos y Prebióticos
del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos del CSIC. En este estudio se
han utilizado estrategias de secuenciación masiva (NGS) y análisis bioinformáticos, así
como estudios de genética humana.
Rodríguez-Díaz J, García-Mantrana I, Vila-Vicent S, Gozalbo-Rovira R, Buesa J, Monedero V,
Collado MC. Relevance of secretor status genotype and microbiota composition in
susceptibility to rotavirus and norovirus infections in humans. Sci Rep. 2017 Mar 30 Doi:
10.1038/srep45559.

 

Ver más

Share This