Guillermina López-Bendito, distinción al Mérito Científico 9 d’Octubre 2018, junto a su equipo de trabajo en el Instituto de Neurociencias (IN, CSIC-UMH).

La investigadora del Instituto de Neurociencias, centro mixto de investigación del
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Miguel
Hernández, Guillermina López-Bendito fue galardonada ayer con la Distinción al Mérito
Científico 9 d'Octubre que otorga la Generalitat Valenciana en el Día de la Comunidad
Valenciana. Un galardón que reconoce la carrera investigadora de los científicos
sobresalientes en la Comunidad.
Guillermina López-Bendito ha manifestado estar muy orgullosa de haber recibido esta
distinción, que es un reconocimiento a toda su carrera, y que le anima, aún más, a
continuar trabajando en la investigación de la biología del desarrollo del cerebro.
Entre los galardones que ha recibido López-Bendito, destacan el Premio Joseph Altman
2018 por sus investigaciones sobre los circuitos tálamo-corticales, implicados en los
procesos de percepción o consciencia; y el prestigioso Premio internacional IBROKEMALI 2017, para investigadores menos de 45 años, por sus contribuciones
excepcionales al estudio del desarrollo y plasticidad de las conexiones entre el tálamo y
la corteza cerebral, las más importantes en el cerebro para el procesamiento de la
información sensorial.
Estos circuitos se establecen entre el tálamo y la corteza cerebral. El tálamo es una
estructura localizada en el centro del cerebro, que funciona como un controlador de la
información que le llega procedente de los sentidos, a excepción del olfato. Esta
estructura se encarga de seleccionar los datos relevantes que deben llegar a la corteza
cerebral, la parte más evolucionada del cerebro, donde serán procesados. Sin esta labor
de filtrado, la corteza cerebral se colapsaría por el exceso de información.
El tálamo es esencial también para las reorganizaciones que tienen lugar cuando alguno
de los sentidos no se desarrolla adecuadamente o se pierde antes del nacimiento, un proceso que se denomina deprivación sensorial temprana. Gracias a esta capacidad de
adaptación mediada por el tálamo, denominada plasticidad, se pueden compensar
defectos que afectan a los sentidos potenciando otros.
López-Bendito (1975), que actualmente dirige el grupo Desarrollo, Plasticidad y
Regeneración de los Circuitos Talamocorticales en el IN, se doctoró en este mismo
centro en Ciencias Biológicas el año 2000. Desde entonces ha publicado más de cuarenta
trabajos en diferentes revistas internacionales.
Como investigadora invitada, ha trabajado en el Instituto Nacional de Ciencias
Fisiológicas, de Okazaki (Japón). Ha sido investigadora posdoctoral de la Universidad de
Oxford (Reino Unido). En 2012 fue seleccionada por la organización Europea de Biología
Molecular (EMBO) como integrante del grupo de 22 jóvenes investigadores de ese año,
formado por menores de 40 años que han establecido su primer laboratorio en los
cuatro años previos.
En 2014 fue seleccionada como miembro integrante de la red europea de jóvenes
científicos de excelencia, FENS-Kavli Network of Excellence, creado ese mismo año.

 

Ver más

Share This