La Agència Valenciana de la Innovació (AVI) visita el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) del CSIC, al que financia 6 proyectos por un importe superior al millón de euros. Un total de 14 iniciativas de I+D+i impulsadas por el CSIC han obtenido el respaldo de la AVI en sus convocatorias en concurrencia competitiva.

La Agència Valenciana de la Innovació (AVI) ha destinado más de seis millones de euros desde 2018 en ayudas e incentivos para impulsar la innovación y la transferencia de conocimiento en los institutos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) radicados en la Comunitat Valenciana, según ha precisado su vicepresidente ejecutivo, Andrés García Reche, durante una visita al Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA), centro del CSIC ubicado en el Parc Científic de la Universitat de València (PCUV).

En este encuentro de trabajo, García Reche y la secretaria general de la AVI, Olivia Estrella, han repasado la contribución de la Agència al desarrollo de iniciativas de innovación impulsadas por los centros del CSIC que, con la creación de la AVI, han visto reforzados los instrumentos de apoyo en la Administración autonómica que incentivan la conexión de sus líneas de trabajo con las necesidades específicas del tejido productivo valenciano.

Así, el CSIC ha conseguido en las convocatorias de los programas de la AVI en concurrencia competitiva más de 2,4 millones en ayudas en los últimos cuatro años, con los que se han ejecutado un total 14 proyectos de I+D+i en colaboración con otras entidades y empresas. Un importe al que se suman 3,8 millones adicionales que la Agència ha aportado para la constitución de Unidades Científicas de Innovación Empresarial (UCIE) en centros de excelencia científica del CSIC.

En concreto, el Instituto de Física Corpuscular (IFIC, UV-CSIC), el Instituto de Neurociencias (IN, UMH-CSIC), el Instituto de tecnología Química (ITQ, UPV-CSIC) y el Instituto de Instrumentación para Imagen Molecular (i3M, UPV-CSIC), centros mixtos titularidad del CSIC y las universidades de València, Miguel Hernández y Politécnica, cuentan ya con esta nueva figura, que ha impulsado la transferencia de conocimiento y el desarrollo de soluciones tecnológicas e innovaciones dirigidas a las empresas de la Comunitat.

Esta estrecha colaboración con los centros se extiende también al ámbito institucional. Prueba de ello es la incorporación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas como socio de la Alianza Inndromeda, en la que la comunidad empresarial, las universidades, los centros tecnológicos y de investigación sanitaria y las Administraciones Públicas suman fuerzas para garantizar el desarrollo y la incorporación efectiva de las tecnologías habilitadoras en el tejido empresarial.

El IATA, a la cabeza en proyectos respaldados

Durante la visita institucional al IATA, el director del centro, Jose F. Marcos; la vicedirectora, Amparo López; y la responsable de la Unidad de Transferencia del Conocimiento, Teresa Jiménez; han dado a conocer a los representantes de la Agència los hitos alcanzados en los seis proyectos de innovación que ha financiado la AVI, y cuya cuantía supera el millón de euros, prácticamente la mitad de los fondos recabados por el CSIC a través de las distintas convocatorias de ayuda en concurrencia competitiva. Entre ellos, destaca la figura del agente de innovación que, se creó en 2020 y ya se ha consolidado en la estructura.

Estas iniciativas están permitiendo desarrollar un nuevo sistema biotecnológico de limpieza y desinfección de patógenos; obtener ingredientes funcionales alimentarios a partir de residuos agrícolas o aprovechar los restos de posidonia marina para la fabricación de envases biodegradables.

Asimismo, también se está avanzando en la producción de probióticos de nueva generación para la obesidad o el uso de una bacteria intestinal como ingrediente funcional para prevenir el desarrollo del síndrome metabólico y la diabetes. En todos esos proyectos el IATA colabora con otros agentes del sistema valenciano de innovación, movilizando e incorporando el conocimiento científico y tecnológico al sistema productivo.

El objetivo, según ha manifestado Marcos, es intensificar la cooperación ya existente con la Agència, para lo cual se están preparando nuevas solicitudes de apoyo vinculadas a proyectos de innovación para la próxima convocatoria de ayudas en concurrencia competitiva, que se abrirá en breve.

“En el IATA no solo estamos comprometidos con la investigación básica, sino que con la ayuda de la AVI hemos reforzado nuestra capacidad de transferencia para ayudar a las empresas a ser más competitivas y conseguir que los resultados de nuestras líneas de trabajo lleguen al consumidor final”, ha precisado su director.

Por su parte, el vicepresidente de la Agència Valenciana de la Innovació ha subrayado el papel que desarrolla IATA como uno de los centros de referencia en España en la producción sostenible de alimentos de calidad, su seguridad, el impacto sobre la salud y la aceptación por parte del consumidor.

“A lo largo de más de medio siglo de historia, el IATA ha contribuido a hacer de la agroalimentación uno de los motores económicos de la Comunitat a través de una intensa actividad investigadora que ha revertido en múltiples innovaciones que han incorporado nuestras empresas. Desde la Agència trabajamos para amplificar esta labor potenciando aún más la colaboración con otros agentes del sistema” ha señalado García Reche.

Para el delegado institucional del CSIC en la Comunitat Valenciana, Juan Fuster, “la creación de la AVI representa un claro punto de inflexión en el sistema de innovación de la Comunitat Valenciana. En el CSIC estamos convencidos de su enorme valor tecnológico e impacto social, y estamos dispuestos a seguir colaborando e impulsando sus actuaciones”.

Ciclo CIDE 25 aniversario

El vicepresidente ejecutivo de la AVI, Andrés García Reche, y la secretaria general, Olivia Estrella, junto a Jose F. Marcos, director del IATA-CSIC (a la derecha de la imagen). Enfrente, la vicedirectora, Amparo López, y la responsable de la Unidad de Transferencia del Conocimiento del IATA-CSIC, Teresa Jiménez.

Share This
Ministerio de Ciencia y TecnologíaCSICDelegación C.Val.Casa de la Ciència