De izquierda a derecha: Amparo Matíes, presidenta del Club de Encuentro, Rosa Menéndez, presidenta del CSIC, y Mª. Vicenta Mestre, rectora de la Universitat de València.

En el marco de los Encuentros con la Ciencia que realiza el Club de Encuentro Manuel
Broseta, ayer lunes 18 de noviembre, su tribuna recibió a Rosa Menéndez, presidenta
del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y primera mujer que dirige la
institución. A su vez, esta última fue presentada por Mª. Vicenta Mestre, primera rectora
de la Universitat de València. Y, además, ejerció de anfitriona Amparo Matíes, primera
presidenta del Club de Encuentro Manuel Broseta, que se encargó de realizar una breve
introducción.
La conferencia contó con la presencia, entre otros, de Juan Carlos Fulgencio, delegado
del Gobierno de la Comunidad Valenciana; Juan Fuster, delegado institucional del CSIC
en la Comunidad Valenciana; Pilar de la Oliva, presidenta del TSJ de la Comunidad
Valenciana; Francisco José Mora, rector de la Universitat Politècnica de València; y
Deborah Burks, directora del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF).
Mestre subrayó que el CSIC se encuentra al nivel de los principales organismos de
investigación del mundo. Según reconoció fue todo un honor presentar a la primera
mujer presidenta de esta institución en los 80 años de su existencia.
La presidenta del CSIC comenzó su alocución partiendo de la situación actual y teniendo
en cuenta que vivimos en una sociedad que ha cambiado mucho. “En estos momentos
la ciencia no nos la podemos plantear como hace 20 ó 30 años”, apuntó Rosa Menéndez.
“En el CSIC tenemos como misión realizar una ciencia de excelencia que lleve consigo la
innovación y que tenga un impacto en el sector productivo y además tenemos como
misión comunicar lo que hacemos” añadió.
¿Qué esperamos de la ciencia?
“Los que estamos dentro de este mundo nos lo planteamos de manera vocacional, la
ciencia es cambiante, y un desafío, pero en general la palabra cambio es lo que define
su razón de ser”, según dice Menéndez. En el CSIC se estructura la investigación con la
colaboración de distintos organismos e instituciones e incluso dentro del propio CSIC.
Para la presidenta del CSIC, la ciencia debe ser interdisciplinar, pero también la
colaboración con otros actores como pueden ser los hospitales y los ministerios. Entre
todos ellos, se debe plantear los desafíos con una visión estratégica, aliándonos con
Europa y apoyándose con grandes infraestructuras que necesitan para desarrollar la
investigación. Toda la labor científica se debe enfocar a la sociedad, que tenga además
un impacto en el sector tecnológico. Asimismo, todo en la línea con los Objetivos de
Desarrollo Sostenible de acuerdo con la Agenda 2030.
Historias de éxito científico
La presidenta habló de descubrimientos muy conocidos para todos como el sucedáneo
de la gula, obtenido a partir de surimi, los productos a partir de huevo hidrolizado,
también se está trabajando en otros tipos de pesticidas o en cultivos que resistan las
condiciones meteorológicas todo el año, así como en resurgir viejas variedades. Todos
ellos han tenido una repercusión directa en la sociedad. Y en el ámbito de los nuevos
materiales se puede destacar el grafeno que combinado con otros materiales tiene
aplicaciones en el campo oftalmológico.
Cómo abordar los nuevos desafíos de este siglo
“No podemos pensar de una forma aislada, sino que los desafíos tienen que ser
afrontados de forma interdisciplinar si es que queremos llegar a tiempo para resolver
los problemas”, apunta Rosa Menéndez. “Hablamos de 17 objetivos de desarrollo
sostenible para llegar a una sociedad que resuelva los problemas a los que nos
enfrentamos en estos momentos. Son desafíos a nivel mundial. Lo que hace un país
repercute en el resto. Tenemos que implicar, ciencia, tecnología, economía, política, etc.
Las empresas también tienen que creer en la ciencia, que haya un diálogo continuado.
Lo ideal sería alcanzar el 2% del PIB y obtener una implicación total de la empresa y del
gobierno. Hemos de marcarnos objetivos concretos, con plazos limitados y comprobar
que se cumplen”.
Además de estos objetivos, hay que tener en cuenta el horizonte 2020. Los programas
europeos en los que se enmarcan las misiones. Según Menéndez, “en dos años de
presidencia que llevo me ha resultado muy complicado mover la Administración pública,
es difícil hacer entender la necesidad de la ciencia, es decir, que si no desarrollamos
ciencia, el país no se desarrolla tecnológicamente y, por tanto, dependerá de terceros”.
Actualmente en el CSIC cuentan con tres ámbitos en materia, sociedad y vida. En esas
tres áreas, el CSIC ha querido potenciar grupos de investigación. La idea es intentar abrir
la ciencia y los científicos a que colaboren en los formatos de plataformas en las que
intervienen empresas y ministerios. Estas plataformas tienen un plazo de tres años y
acabado ese plazo, se revisan y si funcionan, continúan. Ahora mismo hay 14
plataformas en funcionamiento con resultados concretos. La idea es conectar estas
plataformas con desafíos globales.
Una de las plataformas es la de gestión sostenible de plásticos y en el que intervienen
15 grupos, 10 empresas y se está abordando desde distintos ángulos. El objetivo es crear
una política de economía circular y no enviar residuos al tercer mundo.
Otra plataforma es la relacionada con el clima. Se monitoriza y se alerta de forma
temprana posibles cambios, índice de sequías, riesgo de incendios, etc. Otro ejemplo de
plataforma es la de Xylella fastidiosa, se trata de una bacteria que ataca el sector del
olivo, muy importante en la cuenca mediterránea. Aquí participan dos centros
valencianos y el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP), centro
mixto del CSIC y la Universitat Politècnica de València.
Retos para la ciencia en el siglo XXI
Los retos que se nos plantean son de forma. En estos 20 años que llevamos de siglo, se
ha descubierto el Boson de Higgs, el acelerador de potrones con el objetivo de conocer
el universo, también el conocimiento de la materia oscura, para averiguar de dónde
venimos y hacia dónde vamos. También en la colonización del espacio, el
descubrimiento de los planetas extrasolares. Todos, descubrimientos ocurridos en estos
20 años.
De cara al futuro nos planteamos 13 temáticas estratégicas para seguir avanzando en el
siglo XXI, entre las más importantes, están los retos de la biomedicina, el genoma y la
epigenética, el envejecimiento, el impacto del cambio climático (con la subida de las
temperaturas), la inteligencia artificial, ciencia de datos y robótica (supervisados y
controlados por la ética), los océanos, o la digitalización, la reducción de las emisiones
de CO2 en la industria, entre otras cosas. En todos esos ámbitos tenemos plataformas
desarrollando investigaciones.

 

Ver más

Share This