El objetivo de Good Vibes es diseccionar los mecanismos moleculares y fisiológicos de las respuestas de las plantas a las distintas señales vibroacústicas (VA) emitidas por los insectos que se les acercan

El Laboratorio de Orquestación Transcripcional del Metabolismo del Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat de València, forma parte del proyecto multidisciplinar Good Vibes, financiado por el programa científico Human Frontiers y que se centrará en estudiar las interacciones entre plantas y polinizadores.

El objetivo de Good Vibes es diseccionar los mecanismos moleculares y fisiológicos de las respuestas de las plantas a las distintas señales vibroacústicas (VA) emitidas por los insectos que se les acercan, utilizando Antirrhinum (boca de dragón) como modelo. Dado que los visitantes de las flores de Antirrhinum tienen una eficacia desigual como polinizadores y emiten VA características, se supone que las plantas son capaces de reconocer a los polinizadores eficaces detectando sus VA específicas. El personal científico que participa en este proyecto también indica que las respuestas de las VA que se producen en la boca de dragón afectan al comportamiento de los polinizadores, con efectos en la transferencia de polen y, en consecuencia, en la aptitud reproductiva de la planta.

Good Vibes pondrá a prueba estas hipótesis mediante un enfoque multidisciplinar que combina la etología, la biología molecular de las plantas y la física. En concreto, el proyecto aborda las siguientes cuestiones fundamentales: ¿cómo reaccionan las plantas a las VA emitidas por los insectos que visitan las flores?, ¿han evolucionado las plantas hacia diferentes formas de flores y propiedades materiales para mejorar la propagación de las señales VA?, ¿por qué ha evolucionado la comunicación VA en las plantas?

En el proyecto participarán tres unidades: La Unidad de Comportamiento de los Insectos, dirigida por Francesca Barbero, profesora de la Universidad de Turín (Italia), la Unidad de Ingeniería y Modelización, dirigida por Sebastian Oberst, investigador de la Universidad Tecnológica de Sidney (Australia) y la Unidad de Fisiología Vegetal, dirigida por J. Tomás Matus, investigador del Programa Ramón y Cajal de la Universitat de València, en el I2SysBio.

El equipo liderado por Tomás Matus caracterizará los mecanismos moleculares y fisiológicos de las respuestas de las plantas a los distintos VA emitidos por los visitantes de las flores, y evaluará las diferencias en la sensibilidad de las plantas, los umbrales de percepción y la detección de rangos de frecuencia o componentes temporales. Los genes relacionados con la forma de las flores y los receptores de detección/transducción de señales se editarán mediante CRISPR-Cas y se pondrán a prueba para analizar los procesos de detección de las VA y las características estructurales que han evolucionado potencialmente para mejorar la transmisión de las VA en las plantas.

El proyecto pretende ir más allá de las fronteras del conocimiento al abordar la compleja dinámica de los sistemas planta-polinizador desde un ángulo totalmente nuevo. Según manifiesta Tomás Matus, “nos esforzamos por revolucionar nuestra comprensión de cómo las plantas interactúan con su entorno a través de una comunicación finamente ajustada”.

La Organización Internacional del Programa Científico de la fundación Human Frontiers (HFSPO) ha anunciado unos 37 millones de dólares para apoyar al 4% de los mejores solicitantes de becas de investigación del HFSP durante los próximos 3 años. Los 32 equipos ganadores del concurso de becas de investigación de 2022 pasaron por un riguroso proceso de selección de un año de duración en un concurso mundial que comenzó con 716 cartas de intención presentadas en las que participaron científicos en más de 50 países diferentes. Este año se seleccionaron para su financiación 7 becas de carrera inicial y 25 proyectos de investigación. Cada miembro del equipo recibe una media de 110.000 a 125.000 dólares al año.

Ciclo CIDE 25 aniversario
Abejorro de cola blanca (Bombus terrestris) en una flor de boca de dragón. Foto de Raymond J. C. Cannon.
Share This
Ministerio de Ciencia y TecnologíaCSICDelegación C.Val.Casa de la Ciència